Público
Público

Dieciocho jóvenes inmigrantes pondrán voz a la suerte esta Navidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La suerte llegará esta Navidad a España envuelta en el acento de los dieciocho jóvenes inmigrantes que cantarán, junto a niños españoles, los números del Sorteo Extraordinario de la Lotería, que repartirá miles de millones.

El sorteo, que se celebra tradicionalmente durante la mañana del 22 de diciembre, marca el comienzo de las fiestas navideñas en España y es uno de los acontecimientos más esperados del año.

Los niños que anunciaran los premios se afanan en las horas que quedan para templar la voz y controlar los nervios.

En uno de los últimos ensayos previos a la celebración del sorteo, EFE observó, siguiendo las indicaciones de Pedro Vázquez, subdirector del madrileño Colegio de San Ildefonso, donde estudian los conocidos como "niños de la suerte", a Rosmery, Beatriz y Brandon, originarios de Santo Domingo.

La experiencia no es nueva para Rosmery, de 13 años, que ya participó en el sorteo del año pasado y cantó dos premios de 50.000 euros (unos 70.000 dólares) cada uno.

"Recuerdo que en uno de ellos se me cayó la bola y me puse muy nerviosa, porque mi tío estaba viéndome entre el público, y canté con la voz temblorosa", explicó la joven a EFE.

Reconocen que lo que más miedo les da es pensar en el numeroso público que cada año acude al salón de sorteos para seguir en directo la lotería, además de los medios de comunicación.

Los 36 niños, de diez nacionalidades distintas, encargados de "cantar" por parejas los números y sus correspondientes premios, comenzaron los ensayos hace dos meses, tres días a la semana, una hora cada día.

"Nos prueban por parejas, para ver si las voces son compatibles, porque a algunos chicos, de un año para otro le ha cambiado la voz", explicó Rosmery.

La joven dominicana sirve de consejera a sus compatriotas, sobre todo a Brandon, de 11 años, y natural también de Santo Domingo, que se estrena este año como "mensajero de la suerte".

"Estoy nervioso por si me quedo afónico", señaló preocupado.

Los tres sueñan con tener el lunes en sus manos la bola con el premio "Gordo", el de máximo valor, "sobre todo si le toca a mi familia", apuntó Beatriz, aunque coinciden en decir que de no ser así quieren que el dinero lo reciban aquellos que más lo necesiten.

La sensación que produce tener en la mano el premio más codiciado por los jugadores de la lotería de Navidad en España la conoce muy bien Raúl, el niño marroquí que lo cantó el año pasado.

Raúl repite experiencia, aunque esta será la última, ya que tiene la edad máxima, 13 años, permitida para participar en el sorteo.

Dice que le reconocen por la calle, "poca gente, pero sí, aunque no he llegado a firmar autógrafos", bromea.

"A mis compañeros les digo que no estén nerviosos, que al final siempre sale bien", explica.

Reconoce que le haría mucha ilusión volver a cantar el "Gordo", aunque "sería demasiada suerte".

Veinte niñas y dieciséis niños serán los encargados de distribuir los miles de millones que cada año reparte en España el Sorteo Extraordinario de Navidad, que paraliza durante su celebración la actividad en el país.

Junto a los latinoamericanos, procedentes de República Dominicana, Colombia, Ecuador, Bolivia y Venezuela, pondrán su voz a la suerte jóvenes de Bielorrusia, Guinea Ecuatorial, Marruecos, Senegal y España.

El próximo lunes, a las 8 de la mañana, el salón se sorteos abrirá sus puertas al público y cuando los bombos con las bolas numeradas comiencen a girar una hora más tarde dará inicio el sorteo.

El canto continuado de los niños de San Ildefonso mantendrá en vilo a media España, a la espera de que uno de ellos eleve la voz para anunciar la llegada del "Gordo", dotado con tres millones de euros por serie (más de cuatro millones de dólares).

Los españoles gastan una media de 70 euros (unos 97 dólares) por persona, según estimaciones del año pasado, en este sorteo que marca el inicio de las fiestas de Navidad.

Alida Juliani