Público
Público

Dieciséis artistas alertan sobre el cambio climático en la Fundación Canal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La exposición "Cape Farewell", el cabo del adiós, muestra la experiencia vivida por dieciséis artistas frente al cambio climático en el Ártico, que ha quedado reflejada en las veinte obras multidisciplinares que se exhiben en la Fundación Canal.

Arte y ciencia se dan la mano para mostrar emociones extremas vividas en un proyecto artístico, científico y pedagógico que, promovido por el artista británico David Buckland, se inició en el año 2003 en una de las zonas más sensibles del globo.

"Cape Farewell", accidente geográfico situado al sur de Groenlandia, es el nombre escogido para bautizar el proyecto por Buckland, que define las obras como "experiencias personales".

Ante la poca atención que se da a los avisos de los científicos, el artista decidió pedir a otros creadores que se unieran a un grupo de científicos y docentes en una extraordinaria expedición hacia el norte, en el epicentro del cambio climático.

Hasta ahora Buckland ha capitaneado cinco expediciones que han dado como fruto decenas de trabajos artísticos exhibidos en diferentes partes del mundo, donde Cape Farewell lleva el mensaje sobre el cambio climático que los artistas recogieron sobre el terreno.

En la exposición de la Fundación Canal, ciencia y medio ambiente conviven con el arte, inspirando a nueve artistas plásticos, un novelista, dos escultores, una coreógrafa, un arquitecto, un director de cine y un artista sonoro.

Silencio, soledad, frío, luz, viento, naturaleza helada, paisajes que desaparecen, que cambian, inseguridad, extrañeza ante lo desconocido pero también la fascinación de un lugar virgen, una tierra que no ha sido transformada por la mano del hombre son las sensaciones que todos ellos relatan como las más intensas de su visita al Ártico.

El resultado es una serie de trabajos en los que se alían el concepto y la belleza. Obras en las que se transmite la preocupación y la urgencia por un mundo que está cambiando.

Así ocurre con la realizada por el pintor británico Gary Hume, que en "Oso Polar Hermafrodita" denuncia como la contaminación producida por los residuos tóxicos está afectando a los osos polares. Los residuos que se acumulan en los tejidos de estos animales provocan graves trastornos hormonales en su organismo adulto y cada vez son más los cachorros que nacen con deformaciones genitales.

"Stranded (Varada)", obra de Heather Ackroyd y Dan Harvey realizada con un esqueleto de ballena varada en la costa este del Reino Unido. Tras separar los huesos y limpiarlos, se sumergieron en una solución altamente saturada de sales de aluminio. El esqueleto quedó revestido con una cristalización química que asemeja al hielo.

Alex Hartley, en "Nymark (La isla no descubierta)", ha realizado un collage de inspiración topográfica que evoca las travesías de los primeros exploradores del Ártico, mientras que Michèle Noach, en "Los Gráficos del Sentimiento Ártico" representa sentimientos con cuatro piezas hechas con cientos de lentes que producen una ilusión óptica de volumen o relieve.

Kathy Barber se ha inspirado, en "Aquí Hoy", en el lenguaje de los luminosos urbanos para trasladar a este neón su experiencia del espacio y el tiempo en el Ártico y el hallazgo de fuel bajo la impresionante blancura del hielo ártico inspiró a David Buckland para crear una obra realizada en acero y placa húmeda de colodión sobre vidrio. Tres composiciones digitales de Nick Edwards exploran la ficción y la realidad del paisaje ártico

"Especies en Peligro" es una proyección insertada en un expositor en la que la coreógrafa Siobhan Davies transmite las emociones que produjo en ella el viaje. Impresionada por la sensación de vulnerabilidad de su cuerpo ha realizado una proyección en la que aparece la imagen de una pequeña figura humana bailando una singular coreografía.