Público
Público

Diego Torres declaró que "Iñaki no hacía nada a espaldas" del rey

"No escondíamos nada de lo que hacíamos a nadie", aseguró el exsocio del duque al comentar uno de los correos electrónicos referido a Corinna, la amiga del monarca

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

Diego Torres, el exsocio de Urdangarin, declaró el pasado sábado al juez instructor del 'caso Nóos' que el duque de Palma no actuó 'a espaldas de nadie', tras referirse expresamente al rey Juan Carlos. En concreto, el imputado hizo esta manifestación tras destacar cómo, en los correos electrónicos que aportó él mismo a la causa, se recoge que Iñaki Urdangarin remitió a Corinna zu Sayn-Wittgenstein el currículum que el rey le había pedido.

Así se refleja en la transcripción de la declaración prestada el pasado 16 de febrero por Torres ante el juez José Castro, el fiscal Pedro Horrach, y los abogados de todas las partes, en los juzgados de Palma de Mallorca.

Torres destacó al juez que, al aportar los correos electrónicos donde se menciona a Corinna, amiga del rey, o al secretario de las infantas, Carlos García Revenga, su intención 'es explicar que nosotros hemos actuado con plena transparencia, siempre hemos creído que estábamos actuando con absoluta corrección. Yo creo que no hemos cometido, absolutamente, ninguna irregularidaden ningún momento y si la hubiéramos cometido, conscientes no éramos'.

En ese sentido, insiste, aludiendo de nuevo a la Casa del Rey: 'No escondíamos nada de lo que hacíamos a nadie, lo estamos comunicando en todo momento'.

Además, Torres destacó que el 'emisario del rey', José Manuel Romero, conde de Fontao, que forzó que Urdangarin abandonase Nóos en 2006, sólo pidió que se 'cuidarán las apariencias' a la hora de la participación del duque en la fundación que sucedió a Nóos, la denominada FCDIS.

Para intentar convencer a Urdangarin de que dejase Nóos, según Torres, 'el mensaje que se le transmitía desde la Casa es que no se preocupara que ya se le conseguirían Consejos de Administración y que por lo tanto la parte económica la tendría resuelta'.

Pero Urdangarín se resistió: 'Él, sinceramente, yo creo que eso le honra, no quería ser un florero y lo que quería es poder tener un desarrollo profesional'.

En cuanto al papel de la infanta Cristina en el Instituto Nóos, Diego Torres destacó que era miembro de la Junta Directiva y de la Asamblea General junto a Urdangarin, el secretario de las propias infantas, Carlos García Revenga, Miguel Tejeiro y él mismo, y como tal hacía 'lo que hace cualquier miembro de cualquier otra asociación profesional: participar en la toma de decisiones, revisar las cuentas, lo que está por Estatutos definido en las funciones de esa Junta'.

El juez le repreguntó, sin embargo, si podía darse un cargo 'más bien figurativo, al que se le dice firma aquí y no sabe ni lo que firma', a lo que Torres lo descartó: 'Todos los miembros de la junta han participado de forma activa en labores del Instituto'. 

Además, el instructor inquirió al exsocio de Urdangarin si se sentía comparativamente agraviado por el hecho de que su mujer estuviese imputada en la causa y la infanta, no. Torres dijo que no estaba enfandado por ello, pero agregó que es cierto que su esposa no formó parte del Instituto ni tampoco fue empleada del mismo, mientras que Cristina sí fue socia.

El juez volvió en otro momento a preguntar por el conde Fontao, y Torres negó que su mensaje de parte de la Casa del Rey a Urdangarin fuese prohibirle seguir manteniendo negocios con él.

'Yo he tenido muchas reuniones con el Sr. Romero y con el Sr. Urdangarin, y a mí jamás se me ha dicho ni lo he oído, ni lo he percibido, ni entre líneas. Además el Sr. Romero ha seguido después asesorándonos en la constitución de la Fundación, donde sabía perfectamente que yo ayudaba, incluso el Sr. Garcia Revenga y el Sr. Romero han visto documentación de proyectos de consultoría en los cuales colaborábamos con don Iñaki meses y años después'.

En relación a la reunión que Torres asegura que se celebró en marzo de 2003 en el Palacio de la Zarzuela de Madrid --residencia de los reyes-- entre Francisco Camps, Rita Barberá, Urdangarin y él mismo, para tratar del congreso Valencia Summit que con posterioridad reportó más de 3 millones de euros a Nóos, el interrogatorio transcurrió en los siguientes términos:

'Juez: ¿Donde tienen la reunión en Madrid?

Diego Torres: La reunión se produce en Madrid en el Palacio de la Zarzuela.

Juez: ¿A ver explíqueme eso?

DT: Soy incapaz de decirle porqué se celebra en ese lugar, pero me parece que era más conveniente para todos que la reunión se celebrara en Madrid, está el Presidente de la Comunidad Valenciana, el Sr. Francisco Camps.

Juez: Explíqueme quiénes están, como se desenvuelve esa reunión, si el Rey estaba allí

DT: No, yo le cuento, yo llegué con don Iñaki, yo viajé con don Iñaki, llegamos, fuimos al Palacio de la Zarzuela.

Juez: ¿No iba doña Cristina?

DT: No.

Juez: Lo digo para aprovechar y ver

DT: No, en esa reunión sólo estábamos don Iñaki y yo, llegamos, ya habían llegado la Alcaldesa de Valencia y el Presidente.

Juez: Llegaron a la Zarzuela, cumplimentaron a su Majestad, ¿no, lógicamente?

DT: Yo no lo vi, yo llegué con don Iñaki, fui a una sala.

Juez: Lo digo, porque nos podría dar todos los detalles que usted recuerde

DT: Yo los que recuerdo son esos, yo recuerdo que fui a la sala y me presentaron a la Alcaldesa de Valencia y al Sr. Camps y después de unos minutos de charla, hice mi presentación y comentamos durante unos minutos sobre ese proyecto. A quién habían visto antes yo no se lo puedo decir, porque yo no lo sé, no lo sé.

Juez: ¿Y el Rey estaba delante?

DT: No, yo al Rey no lo he visto.

Juez: ¿Eran los cuatro?

DT: En la sala a la que a mí me condujeron, estábamos los cuatro. Los cuatro tuvimos la reunión.

Juez: Bueno ¿y que se comenta allí?

DT: Básicamente don Iñaki explica un poco más en qué consiste el Instituto y me da la palabra a mí y yo con mi pantalla de ordenador portátil presento el proyecto de Summit que habíamos diseñado para celebrar inicialmente en la ciudad de Boston'.