Público
Público

Un diez para la afición de España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los miles de aficionados que se reunieron hoy en las inmediaciones del estadio Santiago Bernabeu se dejaron el alma apoyando a la selección española en su debut mundialista.

Trompetas y tambores sonaron, banderas y bufandas ondearon mientras las dos pantallas gigantes instaladas fuera del estadio concentraron la atención de los seguidores de la selección de Vicente del Bosque.

No hubo ni un segundo de silencio, la afición no paró de cantar desde media hora antes del partido para intentar empujar al equipo hacia su primera victoria en Sudáfrica, algo que finalmente no ocurrió.

El jarro de agua fría cayó en el minuto 56 cuando Fernandes batió a Casillas, pero el tanto no fue suficiente para apagar los ánimos de los allí reunidos, la mayoría con las camisetas de la "Roja", que seguían pidiendo un gol con más intensidad si cabe, dada la importancia de comenzar con buen pie el Mundial.

El cambio de Jesús Navas por David Silva y en especial la entrada al terreno de juego de Fernando Torres por Sergio Busquets, fue ovacionado por la hinchada, con la ilusión puesta en que el delantero del combinado español y del Liverpool consiguiera superar la férrea defensa suiza y pusiera el empate en el marcador.

Hinchas chilenos y hondureños, con las camisetas de sus respectivos equipos, próximos rivales de los españoles, asistieron también tanto para ver el encuentro en las dos pantallas gigantes como para disfrutar de las atracciones que se habían dispuesto cerca del estadio madridista.

Un mini-campo de fútbol, el clásico futbolín humano y una colchoneta gigante sirvieron para entretener a los más pequeños.

Las varias ocasiones de las que dispuso España durante la segunda mitad del partido vaticinaban la consecución de un resultado mejor y mantuvieron expectantes a los aficionados hasta la conclusión del encuentro, que finalmente acabó con una inesperada derrota de la "Roja" ante un rival que fue más duro de lo que todos esperaban.

Pese a esta derrota en el debut, la mayoría de los aficionados abandonaron el escenario con la convicción de que la "Roja" enmendará este tropiezo el próximo lunes en su segundo partido mundialista contra Honduras.

Con este sentimiento de esperanza, no hay duda de que los hinchas volverán a las 20:30 a darse cita para volver a corear el "A por ellos" y a animar con la misma pasión a un equipo que necesita ganar para mantener sus aspiraciones de acceder a octavos.