Público
Público

Diez años de cárcel para el hacker de Scarlett Johansson

Christopher Chaney se confesó culpable de haber accedido al email de la actriz y publicado fotos suyas desnuda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El hombre que se infiltró en el correo electrónico de la actriz Scarlett Johansson y publicó fotos de la misma desnuda ha sido condenado este martes a diez años de prisión por un tribunal federal de Los Ángeles.

El juez de distrito James Otero sentenció a Christopher Chaney, de 35 años, que se había declarado culpable en marzo pasado de los cargos que se le imputaban.

Desempleado y residente en Jacksonville (Florida), Chaney accedió a los correos electrónicos de Johansson, la cantante Christina Aguilera y la actriz Mila Kunis, entre otras celebridades. Chaney confesó que era 'adicto a espiar las vidas' de otras personas. Los fiscales calcularon que había obtenido de forma ilegal acceso a las cuentas de correo electrónico de más de 50 personalidades del mundo del espectáculo.

Chaney, quien en un principio se declaró no culpable, fue detenido en octubre de 2011 tras una investigación de la Oficina Federal de Investigación (FBI) de un año conocida como Operación Hackerazzi.

Según la investigación, Chaney se infiltró en las cuentas de correo electrónico de personas famosas entre noviembre de 2010 y octubre de 2011, tiempo durante el cual transitó libremente por sus mensajes, contactos y fotos íntimas como las de Johansson.

Las tres imágenes de Johansson que salieron a la luz mostraban a la protagonista de Lost in Traslation o Scoop enseñando la parte trasera de su cuerpo en el reflejo de un espejo, un autorretrato de su busto desnudo y una instantánea del trasero tumbada en la cama. La actriz explicó después que esas fotografías caseras tenían como único destinatario a su entonces marido, el actor Ryan Reynolds.

Chaney, que inicialmente fue acusado de 28 cargos relacionados con la piratería, llegó a un acuerdo con los fiscales en marzo para ser solo imputado por nueve cargos de delitos graves, incluído el acceso no autorizado a escuchas telefónicas y ordenadores. 'No sé qué más puedo decir excepto que lo siento', ha declarado Chaney durante la escucha de la sentencia. 'Esto no volverá a suceder', ha prometido. Además, ha sido condenado a indemnizar a las víctimas con casi 70.000 dólares.