Publicado: 14.02.2014 12:09 |Actualizado: 14.02.2014 12:09

Diez canciones para San Valentín

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un año más ya está aquí el maravilloso y dichoso día del amor romántico en su más melindrosa expresión, no apta para diabéticos ni para gruñones alérgicos a la cursilería, la afectación, la ñoñería y, por qué no decirlo, el postureo. Porque es 14 de febrero, es San Valentín, y si alguien tiene algún sentimiento hacia otro alguien guardado en su interior, es el momento de que lo comparta. Primero con el interesado o la interesada, claro, pero después con el resto del mundo tal vez publicando alguna de estas canciones en la red social de turno. Y como hoy es el día para este tipo de desprejuiciadas actitudes, presentamos una decena de canciones infalibles para la conquista del corazón ajeno. Por pétreo e inaccesible que sea, al final se ablanda. Seguro.

CAN'T HELP FALLING IN LOVE

Es una de las canciones de amor más interpretadas de la historia por artistas tan diversos como U2, UB40, Pearl Jam, Celine Dion, Julio Iglesias, Il Divo o Shirley Bassey. Pero claro, en esto hay que quedarse con la primera versión, grabada en 1961 por Elvis Presley. Arrodíllense ante la evidencia del enamorado prisionero de sus sentimientos.

WITHOUT YOU

Es escuchar el piano de apertura y encogerse el corazón. No hace falta mucho más para empatizar con un Harry Nilsson desesperado, abandonado, desnortado. "No puedo vivir si tengo que vivir sin ti", canta el estadounidense en este tema compuesto originalmente por Badfinger y que el propio Nilsson quiso ofrecer a los Beatles. Pero no, no lo hizo. Se la apropió en 1972 y triunfó, igual que Mariah Carey haría después con su versión de 1994.

LOVE OF MY LIFE

Escrita al piano por Freddie Mercury para el disco de Queen A Night at the Opera' de 1975, esta delicada canción sólo puede dedicarse una vez, puesto que por todos es sabido que aunque de amoríos la vida esté repleta, únicamente uno puede ser el verdadero, ya sea fugaz o perenne. Elijan con prudencia.

HOW DEEP IS YOUR LOVE

Aunque a finales de los sesenta la fiebre de la música disco lo infectara todo, más allá de las luces de neón y las bolas de discoteca había fantásticos destellos de sensiblería pop. Los punzantes falsetes de los Bee Gees derritieron más corazones que el mismísimo Tony Manero en la pista de baile.

I JUST CALL TO SAY I LOVE YOU

Rozando peligrosamente lo que sería el acoso, al bueno de Steve Wonder le dio en 1984 por llamar sencillamente para decirle a su interlocutor(a) que la amaba. Así, sin avisar, esto en ocasiones puede ser una conducta un tanto suicida y confusa. Pero a él le fue bien y la canción fue todo un éxito entonces, gracias en parte a su inclusión en la película La Mujer de Rojo. Carne de karaoke salvaje.

I WILL ALWAYS LOVE YOU

Ay, Kevin y Whitney, Whitney y Kevin, menuda fílmica historia de amor la vuestra. Bonita, bonita, de las que agarran, zarandean y trituran corazones. Fueron sin duda la pareja (de ficción) del primer lustro de los noventa gracias a El Guardaespaldas y esta canción compuesta a finales de los sesenta por la reina del country Dolly Parton.

(EVERYTHING I DO) I DO IT FOR YOU

Un año antes de protagonizar su idilio con Whitney, Kevin había jugado a ser Robin Hood, el príncipe de los ladrones. Su banda sonora contaba con esta melosa balada de Bryan Adams, perfecta pues para pedir matrimonio en plan hortera o para poner música el típico vídeo de boda. Nos salió romanticón el rockero canadiense.

LOVE IS ALL AROUND

Interpretada originalmente a finales de los sesenta por The Troggs con notable éxito, esta composición explotó comercialmente hasta alcanzar el estatus de icono gracias a Wet Wet Wet y su inclusión en la banda sonora de la película Cuatro Bodas y un Funeral en 1994. "I feel it in my fingers, i feel it in my toes..."

ERES

La banda mexicana Cafe Tacvba glorificó al amor en 2004 con Eres, cuya letra dice tal que así: "Eres, lo que mas quiero en este mundo eso eres, mi pensamiento mas profundo también eres, tan sólo dime lo que es que aquí me tienes. Eres, cuando despierto lo primero eso eres, lo que a mi día le hace falta si no vienes, lo único preciosa que en mi mente habita hoy". Y ya.

THE WAY YOU ARE

El estadounidense Bruno Mars se presentó al mundo en 2010 con este clásico instantáneo. Una rítmica adulación, una exacerbada loa, una eficaz exaltación del amor. Una de esas canciones que mil y una veces han afrontado la misión de conquistar el corazón de ese inalcanzable objeto de deseo que es la otra mitad de una pareja aún por formar. Eso sí, el porcentaje de éxitos supera ampliamente al de fracasos.