Público
Público

Diez datos de la EPA del tercer trimestre que hielan los brotes verdes del Gobierno

Detrás de la bajada del paro de 72.800 personas en el tercer trimestre se esconden una serie de datos que muestran cómo la situación del empleo en España está muy lejos de estar mejorando

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre de 2013, hecha pública este viernes por el Instituto Nacional de Estadística, es la muestra más palpable de que el Gobierno de Mariano Rajoy no está siendo capaz de reconocer los problemas reales del mercado laboral en España y que se está utilizando las cifras más superficiales para sustentar la teoría de la recuperación que ocupa sus discursos en las últimas semanas.

Esta no es la EPA más desoladora de los últimos meses pero como las anteriores, da unas pinceladas muy precisas y negativas de hacia dónde se dirige el empleo y cómo la precarización, el desánimo y la destrucción de empleo siguen estando a la orden del día. 

La EPA de este trimestre vuelve a mostrar una preocupante caída de la población activa, es decir, la gente que está en edad de trabajar y que está buscando empleo. Entre julio y septiembre 33.300 personas han salido de ese sistema, bien sea porque se han jubilado, porque han emigrado o porque después de mucho tiempo desempleados han desistido.

En la actualidad la población activa es de 22.728.000 personas, cifra que ha experimentado una disminución de 370.400 personas en el último año. 

El primer titular que lanza el INE cuando presenta la EPA (que es el que empleará el Gobierno para felicitarse) es que el paro se ha reducido en 72.800 personas este trimestre y que el empleo ha crecido en 39.500 personas. La tasa de paro queda en el 25,98%, lo que son 0,28 centésimas menos que en junio, pero esto sólo se produce, precisamente, porque hay menos gente en el mercado laboral. 

El Gobierno puede aprovechar la EPA del tercer trimestre para tratar de extender la idea de que la crisis está pasando y que España vuelve a crear empleo. No hay nada que indique que así es. Al menos no hay nada que anime a ser optimistas. La Encuesta deja patente que en España se han perdido 497.100 puestos de trabajo en el último año, lo que supone un descenso de casi el 3%.

El empleo público no se salva de la quema y en el tercer trimestre del año ha caído en 12.600 personas. Para reducir el déficit, el Gobierno de Rajoy se comprometió con la Troika a reducir el empleo público respetando la regla sagrada que el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional y la Comisión Europea imponen a los países con más problemas: el Estado sólo podrá sustituir a uno de cada 10 funcionarios que dejen su puesto.

Desde que se iniciara la legislatura, en noviembre de 2011, España cuenta con 305.500 empleados públicos menos. El peor trimestre fue el cuarto de 2012, en el que hubo un descenso de 74.500 asalariados públicos.

Este es quizá el indicador más claro de hacia dónde avanza el mercado laboral y las relaciones laborales en España. En el tercer trimestre el INE ha registrado una caída de los contratos indefinidos de 146.300, mientras que los contratos temporales han crecido en 169.500 y ya representan el 24,31% del total, un 1% más que entre abril y junio.

Casi un cuarto de los trabajadores españoles tienen un contrato temporal, lo que muestra la precarización y la inestabilidad del mercado. Además, los contratos indefinidos han caído un 3,76% en un año.


Según la última EPA la tasa de desempleo se ha situado en el 25,98%. Si se tiene en cuenta la del primer trimestre del año, cuando se superaron los seis millones de parados, ha descendido un 1,18%.

Pero aquí entra de nuevo en juego el dato de la población activa, que se ha reducido desde enero en 109.000 personas. Cuantas menos personas haya en edad de trabajar que estén dedicando su tiempo a la búsqueda activa de empleo, más descenderá el paro en la EPA.

De los 5.904.700 desempleados que ha certificado la EPA este trimestre, 2.898.900 perdieron su puesto de trabajo hace más de un año.

Esto significa que los parados de larga duración representan casi la mitad del total. Pero ahondando en los datos del INE se comprueba una realidad más dramática ya que de ellos, casi todos, es decir, 2.176.600, se quedaron sin empleo hace ya más de dos años.

Los parados de larga duración son tan sólo 1.300 más que el trimestre anterior, pero en el último año la cifra ha aumentado en 322.800 personas. Es decir, ha habido una subida del 12,53%.

El paro entre los menores de 25 años en España sigue por encima del 50%. Este trimestre aumentó en 9.800 personas, lo que supone un 1% más que en el trimestre anterior. La cifra total de personas sin empleo en esta franja de edad es de 943.100 personas. A pesar de este repunte del desempleo entre los jóvenes, la tasa de paro juvenil retrocedió hasta el 54,37% al término del segundo trimestre, frente al 56,13% del trimestre anterior. Ese hecho esta de nuevo relacionado con la población activa juvenil.

El número de activos menores de 25 años creció en 71.800 personas, un 4% más en relación al mes anterior, lo que situó el número total de activos en este colectivo en 1.734.300. Ahora bien, en comparación con el tercer trimestre de 2012, la tasa de paro juvenil es dos puntos superior (52,34% hace un año, frente al 54,37% de este trimestre).

El desempleo juvenil se ha reducido en 27.100 desempleados (-2,8%) en el último años pero solo como consecuencia de las mencionadas variaciones de la población activa.

La comunidad con el mayor número de parados es Andalucía, donde la EPA ha registrado 1.447.300. Le sigue la de Madrid, con 653.600. Con respecto al trimestre anterior, Madrid es, después de Melilla por cuestiones normales de población, la región española en la que más aumentó el paro: un 1,70%.

En términos anuales, sin embargo, Navarra y Cantabria han experimentado el mayor aumento del paro con un 20,06% y un 19,56% respectivamente. En número de personas, la Comunidad de Madrid se lleva la palma con 25.400 parados más.

Si la tasa del paro en el Estado es del 25,98% hay varias comunidades que los superan. Es el caso de Andalucía, con el 36,37%; el País Valencià, con el 28,29%; Extremadura, con un 33,24%; Murcia, con el 29,01%; Ceuta, con un 31,85%; y Melilla, con un 41,20%.

La temporada de verano ha propiciado que el número de familias que tienen a todos sus integrantes en el paro se redujera en 13.400. Como consecuencia se calcula que en España hoy hay 1.807.700 de hogares que no reciben ningún tipo de ingreso como rentas del trabajo. Es otro denominador que muestra lo dramático de la crisis y que no para de crecer. Desde julio de 2012 los hogares con todos sus miembros en el paro han aumentado en 69.800, es decir, son un 4,02% más.

En el tercer trimestre también aumentó el número de familias con todos sus integrantes en activo. Fueron 26.700 hogares, lo que supone un total de 8.293.100. Eso sí, si se toma como perspectiva la evolución en el último año, la cifra refleja mejor la realidad de las familias. Desde julio de 2012 hay 228.500 familias menos en las que todos sus miembros están activos, un 2,68% menos que el mes en el que Mariano Rajoy solicitó el rescate a la banca.

El tercer dato que también desenmascara la probable alegría del Ejecutivo es que en el tercer trimestre del año el número de hogares es de 17.391.900. Esto implica 48.800 hogares menos con respecto al segundo trimestre del año.

El último indicador que desmonta cualquier intento por sacar pecho que pueda tener el Gobierno es el que se refiere a la ocupación y el desempleo. Esto es un cálculo del empleo y del paro sin tener en cuenta la incidencia que puedan tener, en el caso de este tercer trimestre, las contrataciones estivales.

Según la EPA, el número de ocupados se redujo en el tercer trimestre un 0,42% y arrastra así 66 meses de caídas continuadas. El descenso es mayor que el que se experimentó entre abril y junio (0,31).

Al mismo tiempo, en la comparativa desestacionalizada de este trimestre aumentó el paro un 0,21%. Desde que llegara Rajoy al Gobierno sólo en el segundo trimestre de 2013 ha habido una bajada del paro en términos desestacionalizados. Eso sí, era algo que no ocurría desde 2007.