Público
Público

Diez detenidos en Alicante y Melilla por tráfico de personas

La red, desmantelada por la Policía Nacional, utilizaba pasaportes franceses falsos para introducir ciudadanos extranjeros en Europa, a quienes cobraban unos 7.000 euros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Policía Nacional ha detenido a diez personas, seis en Melilla y cuatro en Alicante, por su supuesta relación con una red de tráfico de personas que utilizaba pasaportes franceses para introducir ciudadanos extranjeros, fundamentalmente marroquíes, en Europa. Según ha informado la Policía, la Operación Alacant ha sido desarrollada por miembros de la Unidad Central contra las Redes de Inmigración y Falsedades Documentales (UCRIF), supervisada por el Juzgado de Instrucción número 3 de Melilla.

La investigación se inició en noviembre de 2012, cuando fueron detenidas seis personas en el puerto y el aeropuerto de Melilla que pretendían viajar con documentación francesa falsificada. Tras estas detenciones, la Policía detectó a dos personas, marroquíes residentes en Alicante, que podían estar relacionadas con los portadores de los pasaportes falsificados, por lo que se continuó con la investigación.

La Policía llegó a la conclusión que estos dos individuos, T.M. y R.M., habían obtenido los pasajes para las personas interceptadas antes de viajar a la península. T.M. y R.M. solían viajar desde Marruecos a Alicante y Barcelona, ciudad esta última desde donde se desplazaban a Francia, donde obtenían la documentación que luego emplearían en los pases de personas y con la que regresaban a Marruecos.

En Marruecos, los dos individuos entregaban los pasaportes al responsable de la organización, que se encargaba de buscar los 'clientes', a los que cobraban cantidades que rondaban los 7.000 euros, y les acompañaba en ocasiones hasta Tánger, donde embarcaban con destino a la península.

Ya en España, las personas que portaban la documentación falsificada eran esperadas por otros miembros de la organización que les trasladaban a algún hostal o bien a un piso, donde eran custodiados por miembros de la red, hasta que llegaba el momento de viajar con destino a otro país del territorio Schengen. La operación policial sigue abierta y no se descartan más detenciones, ya que hay otras dos personas más en busca y captura.