Publicado: 26.11.2013 09:23 |Actualizado: 26.11.2013 09:23

Diez detenidos en una operación contra proxenetas en Estepona

Los agresores enamoraban a las víctimas en su país de origen con falsas promesas de un futuro común y las convencían para viajar al extranjero, donde las obligaban a prostituirse

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización que presuntamente controlaba la prostitución callejera en Estepona (Málaga). La operación, que se ha saldado con la detención de 10 personas y la liberación de nueve víctimas, se inició gracias a la denuncia de un ciudadano que alertaba del secuestro de su pareja sentimental, víctima de los proxenetas, con la que convivía en Alemania.

Las mujeres eran en su mayoría captadas por el método llamado Lover Boy, en que el proxeneta "enamora" a la víctima en su país de origen con falsas promesas de un futuro común y la convence para viajar al extranjero, donde en realidad es obligada a prostituirse. La organización tenía perfectamente definidos los roles, algunos miembros ejercían como chóferes para trasladar a las víctimas a los lugares en los que eran obligadas a ejercer la prostitución y otros actuaban como "controladores" de las mismas para vigilar que no se escaparan. Las mujeres eran controladas y sometidas mediante agresiones, amenazas y vejaciones.

Una vez localizados los investigados se logró la detención de 10 integrantes del grupo y la liberación de 9 mujeres, lo que frustró los planes de los miembros de la organización que proyectaban un nuevo secuestro de ciudadanas rumanas tanto en Alemania como en Madrid, así como el aborto de una de las víctimas, embarazada de cinco meses, a la que continuaban obligando a prostituirse.

Se han practicado cuatro registros en la localidad de San Luis de Sabinillas e intervenido los bienes y efectos generados por la actividad delictiva, así como bloqueado cuentas bancarias y vehículos, por quedar probada su procedencia ilícita.

La investigación tiene su origen en una alerta emitida por las autoridades alemanas a través de la Oficina Central de Interpol España, en la que se solicitaba la colaboración urgente para el esclarecimiento del secuestro de una ciudadana rumana residente en dicho país. De forma paralela se recibió una denuncia en la Comisaría de Estepona en la que un ciudadano turco denunciaba el secuestro de su pareja sentimental, con la que se encontraba conviviendo en Alemania. Ésta se había puesto en contacto telefónico con el denunciante y le había comunicado que un hombre la había introducido por la fuerza en un coche y la había trasladado hasta España donde la estaba obligando a ejercer la prostitución.

Las primeras indagaciones determinaron que la desaparecida había sido explotada en 2011 por una organización dedicada a la prostitución y trata de seres humanos en diferentes puntos de la geografía española. Entre los detenidos en dicha operación se encontraba una persona que después se supo era el mismo que la había metido en un coche en contra de su voluntad. Además, en ese punto se recibió información de las autoridades alemanas en la que informaban que la joven había sido localizada por su actual pareja en Estepona quien, haciéndose pasar por un cliente, habría contactado con ella y la había trasladado de nuevo a Alemania.

La mujer narró a los agentes alemanes que once meses atrás se había trasladado a Málaga. Allí ejercía la prostitución explotada por su entonces pareja, un ciudadano rumano que le propuso trasladarse hasta Alemania donde continuó ejerciendo la prostitución. En este último país conoció a otro hombre y decidió dejar su relación con el primero, hecho que no fue aceptado por éste. Eso fue lo que llevó al suceso en el que, ayudado por un amigo, la obligó a subir a un vehículo, en el que la trasladaron por la fuerza hasta Estepona donde finalmente le quitaron el teléfono móvil, la encerraron en una casa y después obligaron a prostituirse. La víctima logró días después contactar con su actual pareja que se desplazó hasta España, la localizó y regresó con ella a Alemania.

Esta información permitió a los policías españoles identificar a los principales miembros del grupo investigado, que controlaban la prostitución en la zona de Estepona y San Luis de Sabinillas. Igualmente se localizó el vehículo que utilizaron y se obtuvieron nuevos datos sobre la estructura del grupo, formado por diez personas. La Policía Nacional lanzó en abril una campaña en la que se difundieron dos vídeos a través de los cuales se ofrecen medios para posibilitar tanto la colaboración ciudadana como la denuncia de las víctimas. Estas vías ofertadas son el teléfono gratuito —900.10.50.90— atendido las 24 horas por policías especializados de la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos y el correo electrónico —trata@policia.es— que preservan la confidencialidad de sus usuarios. La operación ha sido llevada a cabo por el grupo VIII de la UCRIF-Central; del Grupo 1 de la UCRIF de Málaga; de la Brigada Local de Extranjería y Fronteras y la de Seguridad Ciudadana de Estepona; y la colaboración de la Agregaduría de Interior de Rumanía en España y la Policía Local del Estepona.