Público
Público

Diez días de buenos amigos y risas

Varios colegas de Contador de Pinto le han ayudado a evadirse de la polémica con sus historias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Para él, Paco Salvatierra, Contador es Alberto. Un amigo que sigue creciendo junto al mito, un vecino de Pinto y el mismo chico del que oyó hablar, hace once años, entre la gente que monta en bici en su pueblo. 'Por entonces, ya era ambicioso', recuerda Paco. Contador ha crecido como ciclista cerca de él. Allí estaba Paco cuando el bicampeón del Tour, en su primer año como aficionado, estableció el récord en la Subida a Gorla. Allí estaba Paco cuando el líder del Astana se proclamó campeón de España de contrarreloj sub-23 en Salamanca. 'Siempre ha tenido buena cabeza, que es lo que marca la diferencia en el ciclismo, pero ahora la tiene mucho mejor amueblada que antes', sostiene Paco.

Sus consejos, sus risas, sus comentarios y sus aventuras han distraído a Contador de la tensión que ha sufrido cada día en su equipo. Paco, junto a un grupo de amigos de Alberto, se ha convertido en el reducto de paz del campeón durante los últimos diez de carrera. En sus mountain bikes con ruedas lisas, Paco y el resto han subido alguno de los puertos que ha dominado Contador 'Y hemos acortado otros por algún que otro camino', explica, para regalarle un gesto cómplice en cada meta de los Alpes, desde Verbier al Mont Ventoux, con la parada obligada de la crono de Annecy.

Alberto se reunía con ellos en el hotel, tras la cena, para ser él mismo

Cada día de este tour de los amigos, una especie de Camino de Santiago, todo el día con la mochila encima y durmiendo en tiendas de campaña donde toca, Paco y el resto del grupo se dejaban caer por el hotel del Astana. Entonces se encontraban al Alberto del Tour. 'Es muy diferente a cuando estamos en casa. Está mucho más concentrado, se le nota que sólo piensa en la carrera', admite Paco. Sin embargo, en esos ratos, casi siempre después de la cena, Contador hablaba en confianza. 'Ha habido risas, nos lo hemos pasado bien. Hablábamos de todo menos de ciclismo. Alberto se preocupaba por cómo nos lo estábamos pasando, y de cómo eran nuestras rutas y nos las arreglábamos para comer y dormir', explica Paco, quien, junto al resto, tampoco quería abusar de su compañía.

'Cada minuto que estaba con nosotros, era un minuto que se quitaba de descanso', prosigue. Sin embargo, Alberto necesitaba más que nunca las historias de este tour de los amigos, de los de verdad, donde todo ha sido solidaridad.

SMS de advertencia

«Le hemos hablado de todo menos de ciclismo», asegura Paco Salvatierra

Hace dos años, en el primer Tour de Contador, las visitas fueron menores. 'Nos comunicábamos por SMS. Cada noche nos enviaba uno y nos decía que tuviéramos cuidado en la carretera', explica Paco, quien conoció a Andy Schleck en un viaje de bicis en el que acompañó a Contador. 'Recuerdo que ya entonces, Alberto decía que él por Andy iba a ser su mayor rival'.

El tour de los amigos empaquetó los trastos en el Mont Ventoux. Ayer tocaba disfrutar de la fiesta a la distancia, por televisión. 'Es un orgullo y una alegría verle de nuevo ahí, demostrando que es el mejor', se enorgullece Paco. Hoy le espera en el barrio para darle un abrazo sincero. 'Imagino que primero querrá estar con su familia. Ya habrá tiempo de celebrarlo', admite. Paco y el resto le espera para otra salida más en bici. 'Cuando no está en pleno período de competición, nos atrevemos a atacarle y todo. Le hacemos sufrir', bromea Paco. Su amigo no correrá la Vuelta a España. Entonces, habrá tiempo para picarle en una partida de billar.