Público
Público

Diez finalistas para un Planeta

El presidente del grupo editorial que otorga los premios, José Manuel Lara, ha hecho hincapié en la conveniencia de premiar a autores emergentes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La editorial Planeta entrega este martes su LXII Premio Planeta de literatura dotado con 601.000 euros para el ganador y 150.250 para el finalista, y que galardonará a una de las diez novelas preseleccionadas entre los 478 originales presentados. Este galardón, el más dotado de literatura en el mundo después del Nobel, centrará una gala multitudinaria y con la asistencia de personalidades en el Palau de Congressos de Catalunya en Barcelona.  

El premio ha recibido originales de numerosos países, con obras de América del Sur, América del Norte, Europa, América Central y Australia, además de España. Las novelas candidatas son Mermelada de pétalos de rosas, de Rilan Dabel (seudónimo) sobre el redescubrimiento de los vínculos familiares de tres generaciones; París en los zapatos, de Oliveira sin Sena (seudónimo), que es una historia de amor y misterio ambientada en la capital francesa; La dama del hechizo, de José Calvino (seudónimo) con una historia de metamorfosis personal, y Alguacil de la Casa y Corte, de José María Cuadro, con un fraude de gran relevancia política.  

También están Volver a los diecisiete, de Salvador Durán (seudónimo) que retrata a un hombre asfixiado con su vida; Una obstinada impronta, de Juan Burgos Baruel, con un retrato costumbrista; La Quebrada del Roble, de Peter Notwen Abudsen (seudónimo) que ahonda en la memoria histórica de la guerra civil; El pacto, de Jorge Sugar Bescos, sobre un pacto con el diablo por parte de un alquimista; Mamá se muere otra vez, de Pe.Farray (seudónimo) con un 'ckich lit', y La reencarnación de Eva, de Cristina Sandín, con una historia de realismo mágico.  

El jurado del premio lo integran Alberto Blecua, Ángeles Caso, Juan Eslava Galán, Pere Gimferrer, Carmen Posadas, Rosa Regàs y Emili Rosales, como secretario con voto.

En rueda de prensa el lunes, el presidente del Grupo Planeta ha afirmado que a la compañía le conviene más premiar a autores emergentes porque los consagrados ya son más rentables al vender por sí mismos más ejemplares sin la necesidad de ser premiados. 'A mí no me sale rentable premiar a un autor consagrado', ya que estos autores le reportan más ventas de las que le da el premio, ha sostenido Lara, que ha puesto como ejemplo que publicar a Carlos Ruiz Zafón o a María Dueñas significa unas ventas de más de un millón de ejemplares, mientras que la edición del premio Planeta le reporta medio millón de libros.  

Sobre las novelas presentadas al concurso, el secretario del jurado, Emili Rosales, ha destacado en rueda de prensa el lunes el alto nivel de participación y con predominio de las novelas que se enfrentan al mundo actual y que 'bucean en los conflictos de los protagonistas en sus miedos, ilusiones, frustraciones y anhelos', con la esperanza de que los lectores se sientan identificados. Esta aproximación se ha hecho desde la intriga y también desde planteamientos más emocionales, con una mayoría de textos que buscan la identificación con el lector, y con el denominador común de una temática femenina, según el miembro del jurado Juan Eslava, que ha dicho: 'Es costumbrismo moderno y alguna novela no feminista, sino femenina, y no necesariamente escrita por una mujer'.