Público
Público

Diez kilómetros con una bomba bajo el asiento del coche

Un policía destinado en Bilbao salva la vida al fallar la bomba lapa colocada en su vehículo 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

ETA intentó recuperar tener su cota de protagonismo después de un mes sin cometer atentados, pero falló. Los terroristas colocaron una bomba lapa bajo el vehículo particular de un veterano policía destinado en el Cuartel de Basauri (Vizcaya), pero el artefacto no llegó a estalló por causas que aún se desconocen.

El agente cogió su automóvil a primera hora de la tarde en el barrio bilbaino de Zorroza, donde reside desde hace años, sin percatarse de la presencia de la bomba lapa, y se dirigió al centro policial, situada a unos diez kilómetros. Según las primeras investigaciones, los terroristas accedieron al aparcamiento donde el agente lo guarda para colocarla bajo el asiento del conductor.

Según fuentes policiales, fue un agente del control de seguridad de acceso a las citadas dependencias el que se percató de la presencia del artefacto, al desprenderse éste de los bajos del vehículo cuando el policía hacía las maniobras de aparcamiento. La Policía acordonó de inmediato la zona antes de que un equipo de Tedax procediera a desactivar el explosivo. Pasadas las siete y media de la tarde, los agentes levantaron finalmente el cordón de seguridad.

Los primeros análisis han constatado que el artefacto estaba compuesto por entre 500 y 750 gramos de un material explosivo aún por determinar –algunas fuentes aseguraban que se trataba de cloratita–, un metro de cordón detonante, dos pilas y un dispositivo de activación por movimiento. ETA no atentaba con bomba lapa desde octubre de 2007, cuando un artefacto de estas características hirió en Bilbao a Gabriel Ginés, escolta de un concejal socialista.

Poco han tardado las fuerzas políticas en condenar este atentado frustrado. El primero en hacerlo fue el lehendakari, Juan José Ibarretxe: mostró su repulsa por lo ocurrido poco antes de que el Gobierno vasco emitiera un comunicado un comunicado oficial en el que ha condenado de la forma 'más rotunda' este nuevo intento de 'vulnerar el derecho más básico y fundamental que tenemos todos: la vida'.

La misma ide expresó el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, en una rueda de prensa improvisada en el Congreso: 'ETA conserva plenamente su voluntad de atentar, su voluntad criminal. Los etarras sólo siguen una lógica perversa y asesina que a veces tratamos de entender en términos políticos pero que tiene otros parámetros'.

El PP, por medio de su presidente en el País Vasco, Antonio Basagoiti, condenó el fallido atentado y dijo: 'Todos los vascos tenemos que estar agradecidos a la Policía Nacional'.

El Gobierno Vasco ha mostrado su solidaridad con el agente víctima del atentado, con su familia y con sus compañeros y ha advertido a ETA de que sus acciones 'violentas y terroristas' no van a lograr 'nunca nada'.

El pasado mes de octubre ETA hirió a un escolta con el mismo procedimiento.

Por primera vez desde la ruptura de la tregua, la banda armada cometió un atentado dirigido contra una persona en concreto, aunque no se pudo determinar si el objetivo era el escolta Gabriel Ginés -que resultó con quemaduras de segundo y tercer grado en la mano derecha y en la cara- o el concejal socialista Juan Carlos Domingo, al que éste protegía y que en el momento de la explosión se encontraba de vacaciones en Valencia.

Esta mañana el Tribunal Supremo ha legalizado ANV y ordenado su disolución . La resolución 'comporta la liquidación y la puesta a disposición del Tesoro, según prevé la Ley de Partidos, de todos los bienes y efectos que pertenezcan' a la formación abertzale, según ha declarado por el presidente del Supremo, Francisco José Hernando.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, comentó al conocer la noticia que hace falta 'un poco más de tiempo para confirmar exactamente' qué ha sucedido en Bilbao, y que será el Ministerio de Interior quien informe cuando tenga detalles.

En declaraciones a los periodistas tras participar en el pleno del Congreso de los Diputados, Zapatero dijo que el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, le había 'informado a lo largo de la tarde' sobre el hallazgo, pero se mostró prudente y pidió en ese momento (alas 19.00 horas) 'un poco más de tiempo para confirmar exactamente qué es lo que ha sucedido'.