Público
Público

Diez muertos en ataques de fieles a Al Asad en la provincia siria de Homs

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al menos diez personas murieron hoy en una serie de ataques perpetrados por hombres vestidos de paisano afines al presidente sirio Bachar el Asad en la provincia central de Homs, uno de los principales feudos de la oposición, informaron fuentes de la oposición.

Según las citadas fuentes, cuatro personas fallecieron en el barrio de Nazhen y seis más en la localidad de Al Quseir y sus alrededores.

En un comunicado, los opositores Comités de Coordinación Local precisaron que las muertes en Nazhen se produjeron cuando un grupo de personas armadas que viajaban en un camión de recogida de basura disparó contra los residentes.

Por su parte, el también opositor Observatorio sirio de Derechos Humanos especificó que entre los fallecidos en las aldeas cercanas a Al Quseir se hallan dos hermanas de 17 y 18 años, muertas en un ataque contra su casa en el que también resultaron heridos cuatro miembros de su misma familia.

En esta zona se suceden desde hace varios días los enfrentamientos entre el Ejército sirio y supuestos militares disidentes.

Además, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó de que otra persona falleció este miércoles a causa de las heridas sufridas 24 horas antes en un tiroteo de leales al régimen en la localidad de Arbin, en la provincia de Rif Damasco (oeste)

Los opositores informaron, igualmente, que en Al Harak, en la provincia meridional de Deraa, prosiguieron los choques entre el Ejército y supuestos militares desertores, en los que se empleó artillería pesada.

Asimismo, en el municipio de Dael, situado en la misma provincia, las fuerzas armadas irrumpieron y también se enfrentaron a supuestos disidentes.

El martes, un total de diez personas perdieron la vida en Homs y en Deraa, donde las fuerzas leales al régimen lanzaron una dura ofensiva.

Además, en los alrededores de Damasco, las fuerzas de seguridad destruyeron propiedades de los campesinos de la zona de Duma, mientras que en Daraya los estudiantes se manifestaron en protesta por la muerte de civiles en la rebelión.

Estas informaciones no han podido ser contrastadas independientemente debido a las restricciones impuestas por el régimen de Damasco a los periodistas.

Desde mediados de marzo pasado, Siria es escenario de revueltas populares contra el régimen de Bachar al Asad, que se han cobrado la vida de unas 3.000 personas, entre ellas unos 187 menores, según las últimas cifras de la ONU.