Publicado: 27.06.2014 12:33 |Actualizado: 27.06.2014 12:33

Diez proyectos inconclusos en Madrid de Botella y Gallardón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Grupo Municipal de Izquierda Unida ha elaborado un "top 10 de greatest hits de (Ana) Botella & (Alberto Ruiz) Gallardón", como lo han denominado. Un ranking con diez proyectos del Ayuntamiento de Madrid que nunca llegaron a completarse pese a la inversión realizada a lo largo de sus mandatos.


Según IU, la actual alcaldesa únicamente ha destinado 300.000 euros de inversión "para que el mercado de siempre pase la Inspección Técnica de Edificios (ITE)". El proyecto lleva paralizado desde 2006, aunque este mismo viernes el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid ha dado el visto bueno a la modificación puntual del plan general de urbanismo, lo que desbloquea la reforma de la plaza de la Cebada. Pretende convertir el mercado convertir el mercado tradicional en un centro comercial con jardines en la azotea.


 

Después de la primera piedra puesta en 2009, a día de hoy está vacía y sin uso. La alcaldesa aseguró hace pocos meses que trabaja para que esté lista lo antes posible especificando que se encuentra "en la fase final de rehabilitación", aunque no hay fecha para su inauguración. La idea es que esta antigua nave industrial se convierta en centro de innovación, bautizada como la Catedral de las Nuevas Tecnologías.

El tercer puesto es para el Parque de La Gavia, que se ha quedado a medio construir por falta de presupuesto, "está seco, no hay luz y plagado de peligrosos elementos arquitectónicos, como trozos de cemento, principalmente ", denuncia IU. Situado en Vallecas, formaba parte del primer proyecto olímpico y se preveía su apertura para 2013.

Le sigue el centro de alzheimer de la calle Alhambra, en La Latina, abandonado desde 2011. Tuvo una inversión de tres millones de euros, sin embargo el proyecto del Ayuntamiento de Madrid, proyectado en la calle Alhambra, parece haberse quedado en una simple idea.

La mitad de la tabla es para el mercado de Legazpi, que sigue desocupado siete años después de que se anunciara su conversión en la sede de Urbanismo "mientras se pagan alquileres a empresas privadas", critica IU.

El Centro Internacional de Convenciones ocupa la sexta plaza. El "lirismo" con el que fue presentado por Gallardón -"un sol naciente que emergería entre las torres de la Castellana", se ha quedado en "un agujero de récord Guinness por lo que ha costado hacerlo, 120 millones de euros", asegura el grupo municipal. Un parking, un auditorio y un comercio taparán el agujero que se ha quedado en Chamartín.

Le sigue el Coliseo de las Tres Culturas, que iba a ser un gran centro cultural inspirado en el Parco della Musica de Roma pero que, en la actualidad, sigue siendo "un solar lleno de matorrales inspirado en la más salvaje campiña", explica IU. El origen del Coliseo data del año 2000 pero fue en febrero de 2010 cuando el equipo de Gobierno decidió poner punto y final a la situación después de que José Luis Moreno incumpliera tanto los plazos en los que tenía que haber finalizado el proyecto y después de que dejara de pagar el correspondiente canon, lo que supone un perjuicio para las arcas municipales de unos ocho millones de euros.

El Palacio de la Duquesa de Sueca iba a ser una biblioteca en tiempos del alcalde José María Álvarez del Manzano, en 2005 iba a albergar 107 viviendas sociales para jóvenes, pero sigue "abandonado y amenazado de ruina". Fue expropiado por el Ayuntamiento en 1999 y el proyecto está paralizado desde 2007 por varios litigios. El año pasado iba a ser demolido porque ponía en peligro un instituto cercano.

El penúltimo puesto de la lista de los grandes fracasos conservadores es para Ciball de Ballesta, concebido como "punto de encuentro de innovadores y creadores dentro de un espacio flexible y futurista" en el barrio de Malasaña, ahora no es más que un outlet para comprar ropa italiana de "rebajas en la tienda en la que se ha convertido", dice IU.

El décimo, y cerrando la clasificación, está ocupado por el "Broadway madrileño". Gallardón anunció en 2007 la compra de un cine en Gran Vía como punto de partida de este lugar que emula a la avenida de Nueva York, pero desde 2004, cuando se permitió su cambio de uso, la Gran Vía ha perdido diez de sus trece cines.