Público
Público

Las diferencias entre Siria y Egipto sobre los palestinos centran la reunión de la Liga Árabe

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los ministros de Exteriores árabes se reunieron hoy en El Cairo en una sesión, protagonizada por las discrepancias entre Egipto y Siria sobre la disputa interpalestina y los pasos fronterizos de la franja de Gaza, controlada por Hamás.

Una fuente de la Liga Árabe, que pidió no ser identificada, y que estuvo presente en la reunión de urgencia dijo a Efe que en la sesión, que todavía prosigue, Siria y Egipto chocaron a raíz de un polémico discurso del ministro de Asuntos Exteriores sirio, Walid al Mualem.

Mualem, cuyo país ostenta la presidencia de turno en la Liga Árabe, pronunció una alocución en la que manifestó su deseo de que el grupo islamista palestino Hamás, que controla Gaza, hubiera participado en la reunión para darle la oportunidad de exponer su punto de vista.

Además, Mualem indicó que "Siria ha pedido incluir el asunto del injusto bloqueo israelí en la agenda de trabajo de esta reunión urgente, y propone a los demás países árabes adoptar una postura unificada para enviar un convoy de ayuda árabe a Gaza a través del paso de Rafah en coordinación con la Liga Árabe".

Israel mantiene cerrada la franja de Gaza, donde vive un millón y medio de personas, desde que Hamás se hiciera con el control de este territorio palestino, en junio de 2007.

La única salida al exterior de la franja es el paso de Rafah, en la frontera con Egipto, que permanece cerrado desde esa fecha, y que se ha abierto en contadas ocasiones.

Por otro lado, en referencia al papel mediador de Egipto en la disputa interpalestina, Mualem señaló que para que se produzca un diálogo deben darse varios hechos fundamentales:

"El primero de ellos es que el mediador esté situado a una misma distancia de las partes", explicó el responsable sirio, para quien el intermediario debe limitarse a establecer una marco para que luego "las partes negocien a través del diálogo".

Egipto ejerce de mediador entre las facciones palestinas, que en principio debería haber iniciado un diálogo de reconciliación el pasado 9 de noviembre en El Cairo, que se pospuso por el boicot de Hamás, al no cumplirse sus exigencias.

Entre las demandas de Hamás, se encuentra el fin de la detención de miembros de este grupo en Cisjordania, territorio controlado por los nacionalistas de Al Fatah.

La disputa entre los palestinos se inició en junio de 2007, cuando Hamás se hizo con el control de Gaza, tras expulsar a la fuerzas leales al presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, líder de Al Fatah.

Mualem también subrayó la necesidad de que se establezca un límite de tiempo para el diálogo interpalestino, "porque no es posible que continúe sin dar resultados", ante el peligro de que su fracaso conlleve un vacío de autoridad.

Por su parte, el ministro de Exteriores egipcio, Ahmed Abul Gheit, respondió que "los países árabes están con la legalidad internacional y la legalidad internacional está con la ANP, representada en esta reunión por (el negociador palestino) Saeb Erakat".

Para Gheit, "la reunión está dedicada a los estados y es el presidente de la ANP (Mahmud Abás) quien decide a su representante".

Asimismo, Gheit criticó lo dicho por Mualem sobre los pasos fronterizos y señaló que ese asunto está regido por un acuerdo internacional, por lo que Egipto no es responsable de que los palestinos no puedan cruzar desde Gaza.

Gheit se refería al acuerdo firmado en 2005 entre la ANP con Israel, gracias a la mediación del Cuarteto para Oriente Medio (EEUU, UE, ONU y Rusia).

Para que Rafah reabriera, de acuerdo a ese pacto, haría falta que representantes israelíes, de la ANP y observadores de la UE pudieran acceder a un centro de control situado en el puesto militar de Kerem Shalom, para seguir por circuito cerrado lo que ocurre en Rafah, lo que resulta imposible desde que Hamás controla Gaza.