Público
Público

Dimite el comisario de Salud de la UE, investigado por tráfico de influencias

Un productor de tabaco denunció que un empresario les pidió, esgrimiendo sus contactos con el comisario John Dalli, una comisión a cambio de lograr influencia en una posible futura propuesta legislativa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El comisario de Sanidad, el maltés John Dalli, ha dimitido este martes por sorpresa y 'con efecto inmediato' por las acusaciones de tráfico de influencias realizadas por el productor de tabaco Swedish Match y respaldadas en parte por la oficina antifraude OLAF.

Dalli ha decidido dimitir 'para poder defender su reputación y la de la Comisión' pero 'niega categóricamente' los hechos, ha informado el Ejecutivo comunitario en un comunicado. Su cargo lo asumirá temporalmente el comisario responsable de administración, Maros Sefcovic, hasta que Malta designe a otro candidato.

El caso tiene su origen en una denuncia que Swedish Match presentó en mayo de 2012 y que sólo ahora ha transcendido. La compañía alegaba que un empresario maltés les pidió, esgrimiendo sus contactos con Dalli, una comisión a cambio de lograr influencia en una posible futura propuesta legislativa sobre productos del tabaco, y en particular sobre la prohibición que la UE impone al tabaco de consumo oral (snus).

'El procedimiento de toma de decisiones de la Comisión Europea no se ha visto afectado' 

Tras recibir la queja, el Ejecutivo comunitario pidió a la OLAF que investigara el caso. El informe final de la oficina antifraude, enviado a Bruselas el 15 de octubre, confirma los hechos. La OLAF 'no ha encontrado ninguna prueba concluyente de la participación directa del señor Dalli, pero considera que éste tenía conocimiento de los acontecimientos', apunta el Ejecutivo comunitario.

El comisario de Sanidad ha decidido dimitir después de que el presidente, José Manuel Durao Barroso, le presentara las conclusiones de la OLAF.

El informe, asegura Bruselas, 'muestra claramente que el procedimiento de toma de decisiones de la Comisión Europea y la posición de los departamentos implicados no se han visto afectados de ninguna forma por las cuestiones que se investigan'.

La OLAF remitirá ahora sus conclusiones a la fiscalía general de Malta para que ésta decida qué seguimiento le da al caso.