Público
Público

Dimite el último hombre de César Antonio Molina

El sector califica de "gran pérdida" la marcha de José Jiménez de Bellas Artes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

José Jiménez (Madrid, 1951) presentó ayer su dimisión como director general de Bellas Artes y Bienes Culturales ante la ministra Ángeles González-Sinde. El Consejo de Ministros anunciará su relevo previsiblemente mañana y el reemplazo se incorporará inmediatamente, según fuentes del Ministerio. La dimisión se produce después de que la ministra destituyera a Juan Carlos Marset como director del INAEM a cambio de Félix Palomero y a Fernando Lara al frente del ICAA por Ignasi Guardians, hace dos meses y medio.

Perteneciente al equipo del anterior titular de Cultura, César Antonio Molina, José Jiménez quiso dejar el gabinete en el mismo momento del cambio ministerial, el pasado abril, pero pactó la salida con González-Sinde para este verano. Su última aparición pública antes de anunciar su dimisión fue la entrega del premio Velázquez de Artes Plásticas, el lunes, a Antoni Muntadas. Su labor al frente de la Dirección General de Bellas Artes es valorada de forma positiva por el sector del arte. 'Emprendió acciones a medio y largo plazo para proyectar el arte español a nivel internacional, con reuniones muy directas que no dan frutos de un día para otro', valora Javier Panera, director del Centro de Arte DA2 de Salamanca.

La galerista Soledad Lorenzo definió a Jiménez como 'un hombre de arte' (es profesor de Filosofía y catedrático de Estética y Teoría de las Artes), valoró su gestión 'estupenda pero muy corta' y su dimisión como 'una gran pérdida' por lo sensible que era a un sector 'generalmente muy desconocido para los responsables de Cultura. César Antonio Molina y él eran receptivos porque conocían nuestros problemas'. Por su parte, la galerista Oliva Arauna se refirió a él como un 'interlocutor magnífico. Me preocupa que este tipo de cargos tan técnicos cambien. Nosotros necesitamos a alguien que tenga cierta continuidad', reflexionó. Sin embargo, bajo su mandato el Ministerio de Cultura retiró su stand institucional de ARCO. También impulsó la renovación del Museo de Arqueología Nacional y el relevo en la dirección del Reina Sofía, previo concurso público.

Está por ver si su sucesor en el cargo proseguirá su apuesta por la aplicación del Código de Buenas Prácticas (del que fue impulsor), por el desarrollo de las Artes Plásticas y por la constitución de una Red de Museos a través de la que se perseguía trazar las líneas maestras de una estrategia museística a nivel nacional. Aunque ya se apunta a que en el horizonte de José Jiménez estaría la gestión del Centro Nacional de Artes Visuales, su entorno familiar afirmó ayer a Público que su futuro inmediato estará vinculado a la docencia.