Público
Público

Dimite el ministro de cultura griego por un robo de arte

Dos desconocidos armados se hacen con decenas de piezas del Arqueológico de Olimpia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Toda Grecia habla del robo. Dos desconocidos pertrechados con armas kalashnikov invadieron ayer por la mañana el Museo Arqueológico de Olimpia y robaron decenas de piezas de valor arqueológico incalculable. El ministro de Cultura, Pavlos Gerulanos, quien acudió al museo poco después de que se conociera el robo, presentó su dimisión al primer ministro, Lukas Papadimos.

Los dos ladrones entraron al museo a las 7.30 de la mañana, justo cuando el único vigilante que había en ese instante en el museo desactivó la alarma. Los asaltantes inmovilizaron y amordazaron al empleado del museo y luego rompieron a martillazos las vitrinas y cogieron 65 piezas de bronce y de barro con imágenes de los Juegos Olímpicos de la antigüedad, y un anillo de oro. Aunque no se ha especificado el valor de todos estos objetos, se estima que es muy alto, dada la antigüedad de las piezas y el lugar de su origen. De momento, no se ha averiguado de que forma huyeron los ladrones, pero la Policía local ha movilizado una gran cantidad de efectivos y ha bloqueado todo el área alrededor de la institución.

El museo está en Olimpia, en el Peloponeso, suroeste de Grecia, donde hace 25 siglos se celebraban los Juegos Olímpicos originales. Y es la primera vez que tiene lugar un robo en este museo, aunque hace tiempo se habían robado piezas del exterior. Junto con la dimisión del ministro de Cultura, PavlosGerulanos, se ha pedido también la dimisión de todos los dirigentes del Ministerio, que hasta ayer no se había hecho efectiva. Fuentes del Ministerio indican que, una vez más, ha vuelto a salir a la luz el problema de la escasa vigilancia de los lugares arqueológicos en Grecia.

Este robo ocurre solamente unas semanas después de otro en el que fueron sustraídas dos pinturas de la Pinacoteca Nacional de Atenas, entre ellas un Picasso, lo que también provocó una fuerte crítica desde el mundo de la cultura griega.