Público
Público

Dimite el presidente de General Motors

Rick Wagoner renuncia horas antes de que Obama anuncie un plan para la industria automovilística

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente ejecutivo de General Motors, Rick Wagoner, ha presentado su dimisión, según ha informado una persona de su círculo de confianza y al tanto de los proyectos de la compañía. La renuncia sería parte del acuerdo bajo el cual el gobierno del presidente Barack Obama ampliará el apoyo financiero a esa empresa fabricante de vehículos.

Sin embargo, el cese de Wagoner, que ha estado al frente de General Motors durante los últimos ocho años, no ha sido confirmado por la compañía y se produce horas antes de que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anuncie un plan de rescate para la industria automovilística, según informa el diario The New York Times.

El diario The Wall Street Journal, la cadena National Public Radio y la cadena ABC de televisión, entre otros, indicaron que Wagoner ha presentado su dimisión, pero que el anuncio oficial se hará a lo largo del lunes.

En los últimos cuatro años GM ha dado cuenta de pérdidas por 82.000 millones de dólares y estuvo a punto de quedarse sin dinero a fin del 2008 cuando el Tesoro de Estados Unidos le dio 13.400 millones de dólares en préstamos de emergencia.

GM y Chrysler, que recibió unos 5.000 millones de dólares en préstamos similares, tienen plazo hasta el 31 de marzo para la presentación de sus planes de reorganización que faciliten más apoyo financiero del gobierno.

Se espera que a cambio de esa ayuda la Administración Obama exigirá a los dos fabricantes 'mucha reestructuración', según declaró hoy a la cadena de televisión ABC el secretario del Tesoro, Timothy Geithner.

El plan será el último intento para rescatar las dos empresas que han acumulado decenas de miles de millones de dólares de pérdidas en los dos últimos años y que se encuentran al borde de la bancarrota, lo que arrastraría a decenas de empresas que suministran partes a la industria.

La Administración Obama ha mantenido un absoluto hermetismo sobre los aspectos concretos del nuevo plan, pero las filtraciones en las últimas de las líneas generales apuntan a que Washington está dispuesto a conceder más ayudas financieras a General Motors y Chrysler a cambio de más cambios financieros e industriales. 

Obama afirmó durante una entrevista emitida el domingo pasado por el programa 'Face the Nation' de la CBS que exigirá a los dos fabricantes un conjunto de 'sacrificios de todas las partes involucradas: gerentes, trabajadores, accionistas, acreedores, proveedores y concesionarios'. 

El primer sacrificio parece ser el del presidente de General Motors, el gigante que mantiene abiertas sus instalaciones gracias exclusivamente a los 13.400 millones de dólares prestados por Washington desde diciembre y que ha advertido de que puede necesitar hasta 16.600 millones más en los próximos años. 

Wagoner también fue el responsable de la cancelación en el 2000 del vehículo EV1, el primer vehículo eléctrico diseñado para su venta masiva. Wagoner admitió años después que la cancelación del EV1 fue la peor decisión de su mandato. Obama ha expresado en numerosas ocasiones su creencia de que vehículos alternativos, híbrido o eléctricos, son el futuro del sector.