Público
Público

Dimiten los alcaldes de Arganda y Pozuelo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los alcaldes de las localidades madrileñas Arganda del Rey y Pozuelo de Alarcón, Ginés López y Jesús Sepúlveda, respectivamente, anunciaron el viernes su dimisión, un día después de que el juez Baltasar Garzón les imputara en una presunta trama de corrupción que ha salpicado a cargos del Partido Popular en el denominado "caso Gürtel".

Garzón, que el jueves se inhibió de parte del sumario en favor de los Tribunales Superiores de Valencia y Madrid porque hay cinco aforados de dichas comunidades, entre ellos el presidente valenciano Francisco Camps, dictó un auto con seis nuevas imputaciones en Madrid, lo que eleva el número de implicados a un total de 43.

Entre los nuevos imputados, por los delitos de asociación ilícita, cohecho, tráfico de influencias, falsedad y blanqueo, están ambos ediles, según el documento judicial.

El alcalde de Arganda anunció en una comparecencia pública que dimitía, abandonaba su puesto como miembro de la corporación municipal y solicitaba al PP suspender cautelarmente su militancia hasta que se aclarase la situación.

Ginés López negó haber realizado ninguna acción "que pueda situarse fuera de la más estricta legalidad" y lamentó haberse enterado de la noticia por la prensa, algo "inadmisible en un estado de derecho, creando una clara posición de indefensión".

Después, el primer edil de Pozuelo también presentó su renuncia en términos similares, negando las imputaciones del juez.

"Es evidente que nos encontramos ante un nuevo 'episodio Garzón', caracterizado, como ha reconocido la propia Fiscalía Anticorrupción, 'por su arbitrariedad', que está perjudicando al Partido Popular, y lesionando gravemente los derechos de las personas afectadas", dijo Sepúlveda en un comunicado.

La presidenta del PP en la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, respaldó a ambos cargos locales y exigió que se levante el secreto del sumario.

también imputado, por lo que dimitió -, y Ricardo Galeote, concejal popular en la localidad malagueña de Estepona, también dimitieron de sus cargos, según informaron medios.

CAMPS, "INDIGNADO"

Mientras, la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, volvió a arremeter contra Garzón al considerar que siente animadversión hacia el PP, destacó que las finanzas del partido están fuera de toda sospecha y apoyó a los militantes aludidos por Garzón, entre ellos Camps y su secretario general y diputado autonómico, Ricardo Costa.

En una rueda de prensa, la secretaria general del PP recordó que ni Camps ni Costa están imputados y por ello no se les ha pedido que suspendan la militancia, algo que han hecho todos los acusados en la trama salvo los cinco aforados.

Los tres diputados regionales Alberto López Viejo, Benjamín Martín Vasco y Alfonso Bosch pidieron su baja de militancia, pero la dirección nacional ha decidido dejarla en suspenso hasta que no haya un pronunciamiento del TSJ

El propio Camps se mostró "indignado" por los acontecimientos pero dijo sentirse tranquilo.

"Obviamente estoy indignado por las cosas que se dicen, por las cosas que se proponen, pero (..) asumo con absoluta tranquilidad, con absoluta paz el momento que corresponde", declaró a diversos medios sin admitir preguntas.

"Confiamos en la justicia, defendemos el respeto a la presunción de inocencia de todos y también les garantizamos la contundencia en la exigencia de responsabilidades si se demuestra que algún militante del PP hubieran realizado alguna gestión ilegal", declaró De Cospedal.

Garzón dice que Francisco Correa, presunto cabecilla de la trama de corrupción que se está investigando, y uno de los que ha enviado a prisión, se hizo con la confianza y obtuvo los apoyos de diversos responsables locales del PP entre ellos los dos alcaldes recién imputados.

Correa obtuvo eventos, concesiones y contratos con el Partido Popular a nivel nacional y luego, en Madrid y Valencia, así como en los ayuntamientos de Arganda del Rey, Boadilla del Monte, Majadahonda y Pozuelo de Alarcón, en Madrid, o, también en Comunidad de Castilla León, según el magistrado.