Público
Público

El dinero nunca duerme

Zapatero aventura en su 'show' neoyorquino previsiones temerarias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El roadshow de Zapatero o paseíllo itinerante de venta de la economía española en Nueva York, según la definición de la periodista del canal de televisión CNBC, María Bartiromo, tuvo titulares interesantes para The Wall Street Journal, con cuyo equipo editorial el presidente del Gobierno español mantuvo una amplia conversación. En su edición europea del miércoles, el diario destacó: 'La crisis de la Eurozona se ha terminado, dice Zapatero', al tiempo que la mantenía en la portada de su edición digital, donde fue la tercera noticia más leída del miércoles. Mientras, la CNBC tras su entrevista con el presidente destacó que, según Zapatero, el precio de la vivienda ya ha tocado suelo, la demanda levanta cabeza y ya hay un rebote de los valores. Además, España ha salido definitivamente de la recesión.

Bartiromo, ante cuyo glamour no hay broker o economista que se resista, hasta aparece entrevistando a Michael Douglas (Gordon Gekko) en la película de Oliver Stone que se estrena hoy en Nueva York: Wall Street, el dinero nunca duerme, la segunda parte de Wall Street, aquella que inmortalizó a primeros de los noventa la frase 'la codicia es buena'.

Zapatero no debió adentrarse en el laberinto de los acertijos en EEUU

En el diálogo con la periodista, Zapatero podía pasar por ser más el economista jefe del Gobierno español que su presidente, sin duda por las preguntas que había preparado la entrevistadora. De ahí que al recibirlo en el Clinton Global Initiative la fundación del ex presidente norteamericano Bill Clinton para la que hizo la entrevista, Martiromo destacó que, según Zapatero, los precios de la vivienda ya habían tocado suelo y que la recuperación de la economía española es sólida.

Por supuesto, el presidente subrayó sus hazañas, como la rebaja de un 5% en los sueldos de los funcionarios, la reducción de la inversión pública en un 30%, la reforma laboral y los próximos cambios en el sistema de pensiones. Esto vende mucho en los programas de la CNBC. Problema: ¿para qué tuvo Zapatero que internarse en el laberinto de los acertijos cuando nadie está a estas alturas seguro de nada? No se puede afirmar con seriedad que la crisis de la deuda europea está superada, como él dijo. Ayer, precisamente, Irlanda, cuya prima de riesgo sigue siendo muy elevada, anunció una caída del 1,2% en la actividad económica del segundo trimestre del año respecto a los primeros tres meses, cuando las previsiones apostaban a una subida del 0,5%.

Al tiempo, el crecimiento de la producción del sector privado de la Eurozona registró una desaceleración significativa en septiembre, perfilando un escuálido cuarto trimestre.

Frente a la certidumbre de Zapatero, la ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, explicó ayer en el Congreso, al aprobarse la Ley de Economía Sostenible, que la recuperación presenta 'dosis importantes de incertidumbre'. Tanto Salgado como Zapatero saben que el frenazo del gasto y del consumo público no pueden más que provocar una contracción de la economía.

Por supuesto, la Comisión Europea, que impulsa la austeridad, sabe que los efectos serán dañinos, según deja constancia en su informe para el segundo semestre, aun cuando sostiene dogmáticamente que los recortes fiscales ayudarán al crecimiento económico. Esta contradicción teórica, claro, es pecata minuta si se compara con el escándalo conocido ayer.

Los comisarios europeos siguen cobrando sus sueldos de 96.000 euros anuales hasta tres años después de dejar el puesto, incluso cuando ya tienen otro trabajo, siempre que perciban en el nuevo empleo menos de los 20.000 euros mensuales que ganaban en el anterior.

Y ya no digamos el conflicto que esto implica con su despiadada presión sobre los gobiernos, como el español, para que abaraten y flexibilicen el despido, prorroguen la edad de jubilación y alarguen el período de cómputo para determinar la cantidad a percibir. ¡Es que el dinero nunca duerme!