Público
Público

La diplomacia de EEUU abre un diálogo con la Junta Militar birmana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una delegación del Gobierno de Estados Unidos, la de mayor nivel en más de una década, llegó hoy a Birmania (Myanmar) para impulsar el diálogo con la Junta Militar tras el fútil resultado cosechado con la política de aislamiento.

La misión de dos días del secretario de Estado adjunto para Asia Oriental y el Pacífico, Kurt Campbell, y del vicesecretario del mismo departamento, Scot Marciel, es parte de la estrategia recién adoptada por Washington con el fin de acercarse a un régimen que encontró en el de China el apoyo que precisaba para subsistir.

Esta visita, la de más alto rango desde la efectuada en 1995 por Madeleine Albright cuando ocupaba el cargo de embajadora en Naciones Unidas, se produce después de que en septiembre la secretaria de Estado, Hillary Clinton, anunciase que EEUU intentaría entablar un diálogo con los generales para promover la democracia en el país, aunque manteniendo en vigor las sanciones a su régimen militar.

Las sanciones de EEUU a Birmania se remontan a 1997, y cada año han sido renovadas, la última vez, en mayo, por el presidente Barack Obama en respuesta al ingreso de la líder opositora, Aung San Suu Kyi, en la prisión de Insein, de la que salió el pasado agosto para cumplir otros 18 meses de arresto domiciliario.

Los dos diplomáticos viajaron desde Tailandia directamente a la nueva capital birmana, Naypydaw, donde se reunieron con el primer ministro, Thein Sein, y otros destacados miembros de la Junta Militar, aunque en principio, no tenían previsto encontrarse con el máximo jefe, el general Than Shwe, según dijeron fuentes de la embajada estadounidense.

"Se trata, básicamente, de un seguimiento de las reuniones que comenzaron en Nueva York, por lo que como mínimo se entrevistará con los mismos líderes que en aquella ocasión", apuntó Richar Mei, portavoz de la misión diplomática de EEUU.

A finales de septiembre y tras el anuncio hecho por Clinton, los dos diplomáticos se entrevistaron en el marco de la Asamblea General de la ONU con una delegación birmana encabezada por el ministro de Ciencia y Tecnología, U Thaung, en la que sentaron la base para la visita que, el mismo Campbell ha advertido es parte de un proceso que será "largo, lento y doloroso".

"Apoyamos el intento de acercamiento directo de Estados Unidos al régimen, puesto que este cambio de política no implica levantar las sanciones", dijo Hin Maung Swe, uno de los portavoces de la Liga Nacional por la Democracia (LND).

Campbell se reunirá el miércoles con la ejecutiva del partido opositor y con Suu Kyi, quien tras el juicio al que fue sometida en agosto recibió la visita del senador de EEUU, Jim Webb, pero no así la del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, al que el Gobierno militar le denegó el permiso.

El principal objetivo de EEUU es convencer al régimen birmano de la conveniencia de celebrar, en 2010, unas elecciones legislativas libres y justas, pese a que el general Than Shwe ha reiterado que se llevaran a cabo sin ceder a las exigencias de la oposición y de la comunidad internacional.

La pena impuesta a Suu Kyi, que ha pasado 14 años de los últimos 20 en cautividad, desató el pasado agosto una ola de condenas por parte de la comunidad internacional, ya que implica que no podrá participar en los comicios para los que se preparan una decena de partidos políticos de nueva creación, casi todos ligados a las esferas del poder.

La LND, que con Suu Kyi al frente ganó las elecciones últimas celebradas en 1991, no ha decidido aún si boicoteará la próxima consulta en respuesta a la falta de libertad de su máxima líder.

Las elecciones y la Constitución de 2008, que según dijo la Junta Militar fue respaldada por más del 90 por ciento de los birmanos con derecho a voto, son los dos últimos pasos de la "hoja de ruta" confeccionada por los generales.