Público
Público

Los diputados kenianos recibirán clases sobre cómo gastar el dinero público

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los diputados y senadores del Parlamento de Kenia volverán a las aulas, años después de haberlas abandonado, para recibir lecciones sobre cómo gastar el dinero público de manera adecuada o cómo hablar en público.

El periódico local Daily Nation informó hoy de que el plan de estudios incluye materias como "liderazgo" y formación financiera para asegurar que el dinero se gasta de modo correcto y para que los funcionarios estén preparados para resistir las tentaciones de la corrupción".

Según el rotativo, también los secretarios de Estado, gobernadores y otros representantes locales electos asistirán a estas clases especiales en las que aprenderán a escribir un informe o a tratar los asuntos gubernamentales bajo el marco de la nueva Constitución keniana.

Asimismo, incluye lecciones sobre transparencia, igualdad de género, diversidad cultural y las provisiones de la nueva Carta Magna, aprobada en referéndum el 5 de agosto del pasado año y ratificada por la comisión electoral keniana un día después.

Los individuos que resulten elegidos en las próximas elecciones, programadas para agosto de 2012, tendrán que enfrentarse con este peculiar currículo inmediatamente después de los comicios.

Las clases correrán a cargo del Instituto de Administración de Kenia -que el Ejecutivo keniano quiere transformar en Escuela de Gobierno-, cuya directora, Margaret Kobia, aseguró que la plantilla "está bien preparada" para esta misión.

La corrupción es uno de los principales problemas de Kenia y le cuesta al país africano "entre el 30 y el 40 por ciento" de su presupuesto anual, según dijo a Efe el antiguo consejero presidencial anticorrupción, John Githongo.

En el Índice de Percepción de la Corrupción de 2010, elaborado por Transparencia Internacional -de cuya sede en Kenia se hizo cargo Githongo entre 1999 y 2002- el país africano aparece en el puesto 154, de entre 178 países analizados, con una puntuación de 2,1 en una escala de 0 (más corrupto) a 10 (menos corrupto).