Público
Público

La dirección del PSOE resta importancia a las críticas internas, por ser de "los de siempre"

Valenciano considera que el fracaso en Euskadi y Galicia debe acelerar la transformación programática del partido. "La dimisión de Rubalcaba no se ha planteado ni por su parte, ni por parte de nadie", afirma la número

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La cúpula del PSOE, que ayer sufrió un nuevo batacazo tras la contundente derrota que encajaron los socialistas vascos y gallegos, reconoce que no está en sus mejores momentos. La número dos del partido, Elena Valenciano, ha dado incluso la razón al eurodiputado socialista, Juan Fernando López Aguilar, que esta mañana consideraba que la formación se encuentra en su 'peor momento' de los últimos años. 'No sé si es el peor, pero es muy malo', ha dicho Valenciano durante la rueda de prensa posterior a la Comisión Permanente de su partido, que se ha reunido este lunes en Madrid.

No obstante, fuentes de la dirección socialista han restado importancia a las declaraciones de quienes desde el propio PSOE han reclamado este lunes una reforma orgánica completa y un cambio de rumbo que, según ellos, podría llevarse incluso al equipo de Alfredo Pérez Rubalcaba por delante. Porque, según reconocen esas fuentes socialistas, aunque esas voces críticas les preocupan, 'son las mismas de siempre'.

Ante el resultado en las urnas, Valenciano sí se ha comprometido a acelerar el proceso de modernización del PSOE, por lo que adelantará las conferencias programáticas previstas, inicialmente, para el próximo año. Es necesario, ha dicho, 'ir más deprisa y más a fondo' en esa transformación de los socialistas, ante un 'ciclo electoral negativo que aún no ha concluído' y que Valenciano se ha comprometido a revertir desde dentro. 'Vamos a reflexionar sobre ello sin excusas pero con serenidad, con la voluntad de hacer todos los cambios que sean necesarios para superar esta situación', se ha comprometido.

La dirección de los socialistas no quiere, en cambio, hablar de dimisiones. Y mucho menos del cese de su secretario general. 'No se ha planteado ni por parte de Rubalcaba ni por parte de nadie', ha recalcado Valenciano en rueda de prensa. Ella argumenta que el Congreso federal del PSOE del que salió elegido el equipo de Rubalcaba tuvo lugar hace tan sólo ocho meses y que, además, a principios de mes, el Comité Federal del partido refrendó su respaldo a la dirección socialista.

Además, fuentes de la cúpula del PSOE insisten en que las elecciones en Euskadi y Galicia 'nunca han sido una evaluación' de la gestión de la dirección federal, porque en ambos lugares los socialistas han perdido más comicios de los que han ganado, y cuando han llegado a gobernar ha sido 'de milagro'. En esa misma linea, Valenciano ha apuntado que si en cada una de las veces que los socialistas han resultado perdedores 'se hubiera cuestionado a la dirección federal no habría habido estabilidad'.

No obstante, los socialistas parecen empezar a concienciarse de que el partido no está 'ante un mero problema de imagen ni caben soluciones cosméticas ni superficiales', sino que el 'único camino' pasa por el 'compromiso con España' y la salida de la crisis, la defensa de los valores del PSOE, la fortaleza del partido y actualizar el proyecto socialista reforzando los lazos con la sociedad.

'No se trata de deslumbrar, sino de convencer', ha dicho Valenciano tras la Comisión Permanente, antes de recalcar que el PSOE quiere 'avanzar pero sin buscar atajos'. 'No tenemos un plan mejor que comprometernos a fondo con el país, con los ciudadanos y con nuestras convicciones, es más, afirmamos que no existe un plan mejor que éste. Afrontamos este periodo con preocupación porque la situación no es buena, pero sin ansiedad porque creemos en nuestro proyecto y en nuestras siglas', ha manifestado.