Público
Público

Directivos de Caixa Penedés robaron 31,6 millones de euros para su jubilación 'dorada'

La Fiscalía Anticorrupción se querella contra el expresidente de la entidad y los tres responsables que amasaron la fortuna en forma de fondos y pólizas durante una década

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un expresidente de Caixa Penedés y tres exdirectivos de la entidad robaron, presuntamente, a la entidad 31,6 millones de euros durante una década en forma de fondos y pólizas de seguros, con el fin de garantizarse una jubilación 'dorada'.

Así se detalla en una querella de la Fiscalía Anticorrupción presentada este martes ante la Audiencia Nacional, y que acusa a Ricardo Pagés (expresidente y ex director general de la caja), Manuel Troyano (exdirector general), Santiago Abella y Joan Caellas (ambos exdirectores generales adjuntos), de delitos continuados de apropiación indebida o administración desleal con afectación de los intereses generales.

El fiscal Anticorrupción de Barcelona Emilio Sánchez Ulled, que ha investigado el caso, cree que es especialmente sangrante lo ocurrido por el hecho de que la Caixa Penedés, tras su integración con Caja de Granada, Caja de Murcia, y Sa Nostra, de Baleares, recibió apoyo público del FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) por valor de 915 millones de euros.

La querella relata que Pagés (director general de Caixa Penedés entre 1996 y 2011, y después durante unos meses presidente de la entidad) y su círculo de directivos más próximos actuaron de común acuerdo para generar 'obligaciones económicas para su beneficio particular y en perjuicio de la entidad, actuando a espaldas a los máximos órganos colegiados de la misma'.

Así, a partir de 2001, acumularon fondos y pólizas en relación con la contingencia de jubilación por importe global de 31.652.917,59 euros, de loa que a Pagés correspondían 11,6 millones de euros; a Troyano, 6,1 millones de euros; a Abella, 5,7 millones; a Caellas, 4,8 millones, y a un quinto directivo ya fallecido, Jaume Jorba, otros 3,3 millones de euros.

De esas cantidades, el fiscal considera que Pagés ha cobrado ya de forma efectiva 11,6 millones de euros; Abella, 1,8 millones; y el fallecido Jaume Jorba, 2,5 millones. Ni Troyano ni Caellas han cobrado de momento cantidad alguna, por no haber cumplido los 60 años de edad, pero el primero de ellos ha presentado contra la Caixa --que terminó echándole igual que al otro-- una demanda por despido improcedente.

La querella expone además las tretas que usaron los acusados cuando un decreto endureció en 2011 los controles en materia de retribuciones de directivos bancarios, ya dentro del grupo Banco Mare Nostrum donde había confluido Caixa Penedés.

'Los querellados eran plenamente conscientes de que el abusivo proceso de suscripción de pólizas antes descrito podría salir a la luz, y si era cuestionado se podría acabar dando al traste con sus ambiciones económicas', señala Anticorrupción.

Por ello, buscaron una fórmula jurídica que satisfaciera sus pretensiones económicas,  pero al mismo tiempo estuviera enmascarada ante el resto de consejeros como decisiones meramente técnicas sin contenido económico, lo que hicieron comandados por Pagés --que de mayo a noviembre de 2011 fue presidente de la Caixa Penedés y vicepresidente de Mare Nostrum-- y Caellas. El primero dimitiría el último mes citado después de que trascendieran los hechos que han dado lugar a la querella de la Fiscalía.

El fiscal propone en su querella que se ofrezca a Caixa Penedés, a Mare Nostrum, y al FROB la personación en las actuaciones en calidad de perjudicados.