Publicado: 10.12.2013 13:29 |Actualizado: 10.12.2013 13:29

El director de la Agencia Tributaria dice que las purgas en Hacienda "no son un drama humano"

Santiago Menéndez resta importancia a los ceses., sdmite discrepancia con el dimitido jefe de la inspección y asegura que Montoro "ni sabe quien viene ni quien va"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El director general de la Agencia Tributaria, Santiago Menéndez, dijo este martes que ni pide el carné político ni le interesa la ideología de ningún funcionario, ya que considera que pensar igual que otra persona no es garantía de mayor entendimiento a la hora de trabajar juntos.

Menéndez aseguró que los cambios de equipo en el organismo son procesos "normales y habituales", que además "no generan ningún drama humano", pues nadie "se va a la calle", como en una empresa privada, sino que vuelven a su plaza de concurso, sin, además, notarlo mucho en los sueldos. Menéndez diferenció entre los funcionarios que pasan de puestos de libre designación o a otros puestos de libre designación, y entre los que pasan de puestos de libre designación a puestos de concurso. Es en este segundo caso cuando, en opinión de Menéndez, se puede hablar "estrictamente" de cese.

Menéndez hizo estas declaraciones a Onda Cero. Argumentó que el hecho de que ex altos cargos de la época socialista ocupen máximas responsabilidades en la Agencia es algo "absolutamente normal que no genera ningún problema", después de que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, asegurara que estaba "llena de socialistas". Sobre estas declaraciones de Montoro, Menéndez aseguró que "no pide el carnet político o su ideología" a ningún funcionario. "Ni la pido ni me interesa", señaló.

El director de la Agencia dijo nque "a lo mejor" lo que quiso decir el ministro es que, con ocasión de todo lo sucedido en estos días, se ha enterado de que en la Dependencia Central de Grandes Contribuyentes "hay muchos exaltos cargos de la etapa socialista que tienen los puestos de máxima responsabilidad". "Eso es normal y eso no debe generar ningún problema y esto lo que demuestra es que el ministro de Hacienda no realiza ninguna injerencia política ni de presión sobre contribuyentes, sobre nombramientos o sobre personas concretas, que ni sabe quien viene ni quien va. Eso es lo que demuestra el comentario del ministro", justificó.

"El ministro de Hacienda no realiza ninguna injerencia política ni de presión sobre contribuyentes, no sabe quien viene ni quien va"

Al respecto, Menéndez aseguró que en lo que va de legislatura se han destituido a 104 personas que ocupaban puestos de libre designación en la Agencia, mientras que en igual periodo de la primera legislatura socialista de José Luis Rodríguez Zapatero fueron destituidas 119 personas, el 12% más.

"Es que no tiene ninguna importancia, son procesos normales, habituales", insistió. El director general de la Agencia Tributaria explicó además que los puestos de máxima responsabilidad suelen cubrirse por el sistema de libre designación, que permite más "flexibilidad" y el poder hacer equipos "más coherentes y cohesionados". Menéndez consideró "incomprensible" que como consecuencia del "relevo" de una persona concreta (una inspectora de la Delegación Central de Grandes Contribuyentes) se esté hablando en los medios de comunicación de un contribuyente (en este caso Cemex)."Eso es grave y me disgusta, como creo que disgusta al personal de la Agencia", señaló.

Sobre la dimisión de Luis Jones, hasta hace poco director de Inspección Financiera y Tributaria, Menéndez reconoció que existían discrepancias, aunque no sobre labores o expedientes concretos, sino sobre determinados nombramientos o el momento de hacerlos, una competencia que es exclusivamente suya, aunque "escuche" a los departamentos afectados.

El "punto álgido" de sus diferencias con Jones, según Menéndez, fue a cuenta del nombramiento para sustituir al Jefe de Control del Departamento de Grandes Contribuyentes, Ignacio Ucelay. "Se fue generando una situación en la que él [Jones] decidió dimitir, aunque yo le pedí que esperara, que no era el momento, y que pensaba hacer una remodelación con el año cerrado", añadió

El portavoz de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) en el Congreso, José Luis Centella, teme que la situación que se está produciendo en la Agencia Tributaria (AEAT) en las últimas semanas no se debe sólo a "sectarismo" por parte del Gobierno contra funcionarios ajenos al PP, sino que responde a "un plan del Gobierno para incidir" en su trabajo.

En la rueda de prensa posterior a la Junta de Portavoces de la Cámara Baja, el diputado andaluz reiteró su petición de que se abra una comisión de investigación en el Parlamento para saber qué está ocurriendo en el organismo, que a su juicio es "muy preocupante".

"No es sólo una cuestión interna ni de sectarismos, sino que está afectando a las cuentas públicas y a la propia estabilidad y credibilidad de la Administración. Por eso queremos que se investigue, que se aclare qué ha ocurrido y qué está ocurriendo, porque entendemos que los cambios [en la dirección] no responden sólo al sectarismo del PP y del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, sino que corresponden a un plan del Gobierno para incidir en la AEAT", apostilló.

La portavoz del PSOE en el Congreso, Soraya Rodríguez, dijo que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, es "un artista del espectáculo político y la distracción" y que, "si él ve socialistas en la Agencia Tributaria", ella ve "demasiados amnistiados que además son amiguetes" suyos.