Público
Público

El director de la CIA reconoce los vuelos secretos a territorio británico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El director de la CIA, Michael Hayden, reconoció hoy públicamente que dos vuelos de la agencia de inteligencia que transportaban a sospechosos de terrorismo pararon a repostar en 2002 en la isla de Diego García, territorio británico.

En una carta dirigida a los empleados de la CIA, Hayden señaló que la información suministrada al Gobierno británico por la administración de George W. Bush de que no hubo vuelos de sospechosos de terrorismo en suelo o espacio aéreo de ese país desde los atentados del 11-S "resultó ser errónea".

El ministro de Asuntos Exteriores de Reino Unido, David Miliband, confirmó hoy que dos vuelos de la CIA con sospechosos de terrorismo a bordo hicieron escala en suelo británico sin el conocimiento del Gobierno, un incidente calificado de "muy grave" por el primer ministro Gordon Brown.

De acuerdo con Hayden, en 2002 dos aviones estadounidenses con detenidos sospechosos de terrorismo a bordo pararon en dos ocasiones "brevemente" a repostar en la isla de Diego García, un territorio británico en el océano Índico que el Reino Unido tiene alquilado a una base militar estadounidense.

Las dos aeronaves transportaban cada una a un supuesto terrorista, que no "formaron parte del programa secreto de interrogación de la CIA para supuestos terroristas", indicó.

Aparentemente, uno de los aviones iba en ruta a la base naval de Guantánamo, en Cuba, y el otro, a Marruecos.

"Fueron vuelos de transporte" de sospechosos de terrorismo, "nada más, insistió el máximo responsable de la Agencia Central de Inteligencia estadounidense.

En la misiva, Hayden negó las "especulaciones durante años" de la prensa sobre si la CIA mantenía en Diego García una prisión secreta para presuntos terroristas. "Eso es falso", aseguró.

Además, rechazó las alegaciones de terceros de que Estados Unidos transporta a los detenidos sospechosos de terrorismo con el propósito de torturarlos.

"Eso también es falso. La tortura va contra nuestras leyes y nuestros valores", destacó.

El titular de la CIA explicó que a finales de 2007 la agencia revisó por iniciativa propia la base de datos de los vuelos de transporte realizados, momento en el cual salió a la luz la existencia de las dos paradas en territorio británico.

"El repostaje, efectuado hace cinco años, solamente duró poco tiempo. Pero ocurrió", admitió Hayden, quien informó al Gobierno británico el fin de semana pasado de la existencia de los vuelos, según la prensa estadounidense.

El hecho de que haya sido la propia agencia de inteligencia la que descubriera el "error" y que haya sido el Gobierno de EE.UU. el que informara al Ejecutivo de Brown "no cambia ni excusa de ninguna manera la realidad de que nos hemos equivocado", aseveró.

A juicio del director de la CIA, una importante parte del trabajo de inteligencia es hacerse responsable de los errores cometidos y de aprender de los mismos.