Público
Público

Un director "despegado"

Lo que más se recuerda del paso de Rato por el FMI es su escasa presencia 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En sus casi tres años y medio al frente del Fondo Monetario Internacional (junio 2004-octubre 2007), Rodrigo Rato dejó una impronta discreta en una institución que ha sido acusada esta semana de no haber anticipado la crisis financiera durante su mandato. El pasado miércoles, la unidad de evaluación independiente (IEO) del FMI, que actúa como brazo auditor, criticó duramente la gestión del organismo entre 2004 y 2007, los años previos al descalabro financiero durante los cuales Rato estuvo al frente. El IEO acusó al Fondo de minimizar los riesgos que condujeron a la recesión y ofrecer 'pocas señales de advertencia claras' sobre los riesgos y vulnerabilidades del sistema, debido a una cultura de pensamiento único y una gobernabilidad interna 'débil'.

Lo que más se recuerda del paso de Rato por el Fondo es su escasa presencia. 'Todo el mundo comentaba que estaba más preocupado por su carrera política en España', asegura una fuente cercana la institución. Rato invocó razones familiares para dejar su puesto ante la sorpresa general y cuando había lanzado una importante reforma del sistema. 'Se le acusó de no involucrarse directamente en el día a día de la gestión y de no estar realmente presente y por eso quizás no vio las señales de la crisis que se avecinaba', afirma esta fuente.

'Le preocupaba más su carrera en España que el FMI', dice una fuente

Los tres últimos directores del FMI han tenido claras ambiciones políticas en sus respectivos países. El predecesor de Rato, Horst Khöler, dejó su puesto para ser presidente de Alemania y también en su día se le criticó por dedicar mucho tiempo a su futuro nacional. Dominique Strauss-Kahn parece haber logrado compatibilizar sus aspiraciones electorales en Francia con lo que todos califican de enérgica gestión del Fondo, sin decantarse todavía por una o por otra.

No fue el caso de Rato. Ya en julio de 2005, un artículo en The New York Times se hacía eco del malestar que había creado su apretada agenda de viajes. 'Una campaña de rumores ha empezado en Washington entre las personas que conocen bien el funcionamiento del Fondo. Acusan a Rato de ser un director despegado' que pasa demasiado tiempo fuera y que aspira a la presidencia española, la que no pudo conseguir antes de ser nombrado como jefe del FMI', afirmaba el diario neoyorquino, que también criticaba a Rato por 'carecer de dirección, dejando su papel y el del FMI bastante indefinidos'.

En su primer año de mandato viajó a 41 países, el doble que su predecesor

Rato, criticaba Edwin Truman, exasesor del secretario del Tesoro, Robert Rubin, en el artículo del Times, 'ha pasado su primer año conociendo a los países miembros [del FMI] y viajando mucho' y no ha lanzado 'grandes iniciativas'. En su primer año, subrayaba el rotativo, Rato había viajado a 41 países, el doble que Khöler, su predecesor.

En sus años al frente del FMI, Rato se centró en actualizar el sistema de vigilancia para evitar una guerra de las monedas y dar más poder a las naciones emergentes. El plan de reforma que presentó en septiembre de 2004 fue mayoritariamente respaldado por su comité director y alabado por algunos de los críticos más duros de la institución. El Nobel Joseph Stiglitz comentó que Rato había 'otorgado mayor legitimidad al FMI al cambiar los derechos de voto' y subrayar que 'la principal responsabilidad' del organismo internacional era 'la estabilidad financiera global'.

Su marcha repentina dejó empantanado el proceso y le tocó a su sucesor, Strauss-Kahn, retomar la reforma en un entorno enrarecido por la crisis.

Este último ha eximido a Rato de toda responsabilidad en el fallo a la hora de prever la crisis global. 'Yo no diría de ninguna manera que fue responsable de eso', dijo el jueves Strauss-Kahn. 'La comunidad internacional no tenía fe en las instituciones multilaterales, incluido el FMI, y no es una sorpresa que el Fondo finalmente no ofreciese lo que la comunidad internacional necesitaba', subrayó el responsable del Fondo, apuntado a que la responsabilidad, en caso de haber alguna, debería de ser compartida por todo el mundo.