Publicado: 14.05.2014 22:47 |Actualizado: 14.05.2014 22:47

Las directoras de 'The New York Times' y 'Le Monde' dimiten el mismo día

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La directora del diario "Le Monde", Natalie Nourgayrède, presentó hoy su dimisión, tras no haber podido ganar el pulso que mantenía con la redacción en pleno proceso de transición digital y que había provocado un goteo constantes de bajas en el seno de la dirección.

La salida de Nourgayrède del prestigioso vespertino, que este año celebra su 70 aniversario, se produce 15 meses después de su llegada al puesto, vacante por el repentino fallecimiento de Erik Izraelewicz víctima de un paro cardiaco cuando se encontraba en la redacción.

Supone un nuevo capítulo en el conflicto entre la dirección y los redactores, con el telón de fondo del proyecto de potenciar la sección digital en detrimento del papel.

En los últimos días, el duelo se había cristalizado en la dimisión el 6 de mayo de siete de los diez redactores jefe del diario, en protesta por los planes de la jerarquía del rotativo. Tres días más tarde, Nourgayrède provocó la salida de sus dos adjuntos, muy criticados en la redacción. Desde entonces, la directora trató de formar un nuevo equipo directivo, pero el divorcio con la redacción ya se había consumado y no lo logró, lo que fundamentó su dimisión.

"La voluntad de ciertos miembros de 'Le Monde' de reducir drásticamente las prerrogativas de la directora del diario es para mí incompatible con la misión y conduciría de forma profunda y duradera a debilitar la función", escribió hoy Nourgayrède en un correo electrónico enviado a todos los trabajadores del grupo.

"Los ataques me impiden poner en marcha el plan de transformación que presenté a los accionistas"

Refrendada por casi el 80% de los periodistas en marzo de 2013, la directora constató que no contaba con el respaldo de la redacción a la hora de poner en marcha su plan de potenciación de la versión digital del diario.

El mismo preveía, entre otras cosas, que algo más de medio centenar de periodistas que actualmente elaboraban el vespertino de papel pasaran a la redacción de internet. Algunos sindicatos consideraban que se trataba de un proyecto para reducir el tamaño de la redacción.

Además, los periodistas obligaron a la dirección a retrasar hasta septiembre próximo el lanzamiento del nuevo formato de la cabecera, previsto inicialmente para abril pasado y que puede incluir una edición matinal para dispositivos móviles.

"Los ataques directos y personales a la dirección y a mi acción me impiden poner en marcha el plan de transformación que presenté a los accionistas y que precisa de un acuerdo amplio de la redacción", señaló Nougayrède en su carta de renuncia. Los problemas que atraviesa "Le Monde" se asemejan a los que tiene "Libération", otra de las cabeceras clásicas de los quioscos franceses.

Los periodistas de este diario, fundado en 1973 por el filósofo Jean-Paul Sartre, mantienen un conflicto con los accionistas, que pretenden cambiar todo su funcionamiento para, según ellos, adaptarlo a las nuevas tecnologías. Pero los periodistas consideran que su único objetivo es sacar el máximo beneficio posible del prestigio del matutino y acabar con su labor puramente informativa.

 La directora del diario "New York Times", Jill Abramson, ha dado por cerrada, a sus sesenta años y de manera repentina, su vinculación al periódico y será sustituida por la primera persona de raza negra que asuma este cargo, Dean Baquet, informa hoy el rotativo.

"Me ha gustado mi trayectoria en el Times", aseguró Abramson en un comunicado, en el que añadió: "He trabajado con los mejores periodistas del mundo haciendo periodismo de calle".

Abramson fue la primera mujer en ocupar un cargo de tanta relevancia en el rotativo fundado en 1851, al ser nombrada directora en 2011 como sustituta de Bill Keller.

Aunque no ha habido una razón oficial para su cese, el "New York Post" apunta a que se habían producido enfrentamientos entre Baquet, ganador de un premio Pulitzer, y Abramson, así como que bajo su mandato muchas firmas de prestigio habían abandonado el "New York Times".