Público
Público

Los directores palestinos e israelíes miran más allá conflicto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los directores israelíes y palestinos presentes en el Festival Internacional de Cine de Toronto miran más allá de lostanques y los atentados para buscar la humanidad de la gente común y corriente atrapada en la violencia.

En "Laila's Birthday", el director palestino Rashid Masharawi retrata la vida en un territorio ocupado vista por los ojos de un juez metido ataxista llamado Abu Laila, describiendo la ausencia de ley y el caos que le rodea a él y a su hija.

Abu Laila, formal y correcto, lleva un cuidado bigote y no permite que sus pasajeros fumen o lleven sus fusiles de asalto AK-47 en su taxi.

Pero acaba por estallar y toma un megáfono de un policía para hacerse oír ante sus irrespetuosos vecinos y los helicópteros de la policíaisraelí que sobrevuelan el lugar.

"Quiero abordar la situación, pero no quiero decir otra vez la misma historia que creo que todo el mundo conoce o debería conocer", dijo aReuters Masharawi, un cineasta autodidacta que nació y creció en un campo de refugiados en Gaza.

"Me dije: quiero ir más a fondo e intentar contar historias personales sobre nosotros", explicó.

Masharawi, cuya primera película de ficción "Curfew" ganó en 1993 el premio de la UNESCO en el Festival de Cannes, dice que lapresencia israelí y el conflicto son visibles en su obra.

"No necesito verlos. Influyen en la forma del diálogo, influyen en la visión (...) porque estamos ocupados no sólo por las armas o lostanques. A veces está aquí", dijo, llevándose la mano a la cabeza y al corazón.

En los últimos meses, tanto palestinos como israelíes han destacado en el cine.

Películas como "Paradise Now", sobre dos palestinos que se preparan para perpetrar un atentado suicida en Israel, y "Beaufort", que tratade los soldados israelíes en un puesto del Líbano antes de su retiro unilateral en 2000, han ganado premios en festivales internacionales ycandidaturas al Oscar.

Este año, el documental de animación israelí "Waltz with Bashir" también trata sobre el Líbano.

La película de Ari Folman fue aclamada en Cannes y Toronto por su mirada a los horrores que siguieron a la invasión israelí de 1982 paraacabar con militantes palestinos que habían atacado los asentamientos en la frontera norte.

Pero muchos realizadores se han distanciado de la política abierta, concentrándose en historias de esperanza y desesperación.

"The Heart of Jenin", del israelí estadounidense Lior Geller, aborda la historia real de un niño palestino de 12 años muerto a manos desoldados israelíes mientras jugaba con una pistola de plástico en la Ribera Occidental.

La película sigue al padre del niño, Ismael Khatib, que acepta donar los órganos de su hijo a niños israelíes.

/Por Claire Sibonney/.*.