Público
Público

Dirigente de los Hermanos Musulmanes dice que no siguen el modelo iraní

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un país donde el Islám sea un elemento básico, incluyendo la Sharía, pero sin ser una república islámica al estilo de Irán: ese el modelo de Estado que el movimiento de los Hermanos Musulmanes pretende crear en un Egipto democrático.

Así lo defendió hoy en Estambul el doctor Ashraf Abdel Ghaffar, uno de los dirigentes del movimiento islamista fundado en Egipto en 1928 y que está jugando un papel esencial en las protestas contra el presidente egipcio, Hosni Mubarak.

"El concepto de Estado Islámico es incorrecto. Puede funcionar para los chiíes, pero nosotros no seguimos el modelo iraní", rechazó Abdel Ghaffar.

"Queremos un país con igualdad y libertad para todos, sin importar la fe que profese cada uno", añadió durante un encuentro con la prensa.

Un planteamiento que parece contradecir el lema electoral de los Hermanos Musulmanes: "El Islám es la solución".

"Sí, es la solución, porque en el Islám no hay corrupción y sí hay libertad para todos los seres humanos. Claro que esto no implica que todo el mundo deba hacerse musulmán", aseveró hoy el dirigente de los Hermanos Musulmanes.

Eso sí, Abdel Ghaffar subrayó que su movimiento pretende mantener la "Sharía" como principal fuente de derecho, una mención presente desde 1980 en la Carta Magna de Egipto y que implica que ninguna nueva ley puede contradecir la jurisprudencia islámica.

Los Hermanos Musulmanes, a los que Mubarak acusa de querer imponer una tutela islamista y que son vistos con preocupación por Occidente, cuentan con el apoyo de entre el 20 y el 30 por ciento del electorado, según calculan los expertos.

Por ello, los Hermanos será una importante fuerza política en el caso de que caiga definitivamente el régimen de Mubarak.

Según Ghaffar, su intención es que todos los acuerdos firmados por Mubarak sean sometidos a votación popular y revisar las relaciones con Israel, país al que el movimiento islamista está dispuesto a reconocer si se retira hasta las fronteras de 1948, que son las reconocidas por la comunidad internacional.

Otra de sus propuestas es redactar una nueva Constitución, lo que alarma a Israel, que considera que busca imponer un estado islámico similar a Irán.

"No tenemos un modelo único, sino que nuestro modelo son todos los estados democráticos donde se puede elegir al gobierno democráticamente", aseguró sin embargo Abdel Ghaffar.

De esa forma, se refería a los comentarios que relacionan a los Hermanos con el modelo de partido islámico del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), que gobierna Turquía desde 2002, y que sigue el concepto de los partidos democristianos europeos.

Ghaffar aseguró que las movilizaciones populares seguirán "hasta que Mubarak se vaya" y prometió que los Hermanos Musulmanes actuarán de acuerdo al resto de fuerzas políticas democráticas, aunque aún no han decidido quien será su candidato de consenso.

Al respecto, indicó que sus relaciones con el premio Nobel de la Paz, Mohamed el Baradei, son buenas aunque eso no significa que el veterano diplomático egipcio vaya a ser el nuevo presidente.

Andrés Mourenza