Publicado: 05.06.2014 11:21 |Actualizado: 05.06.2014 11:21

Los discapacitados cobran un 11,5% menos que los demás

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los trabajadores discapacitados cobran un salario bruto medio de 20.337,4 euros anuales, el 11,5% menos que el que perciben los demás (22.970,4 euros).

Las diferencias entre trabajadores discapacitados y los demás son mayores para los hombres, cuyo salario es un 16,7% inferior en el caso de los discapacitados, que para las mujeres, con un 6,3% menos que sus homólogas sin discapacidad, según datos difundidos hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Otro de los datos que destaca el INE, es que las diferencias de sueldo entre mujeres y hombres son menores dentro de este colectivo que en el resto.

Así, las mujeres discapacitadas cobran el 13,7% menos que los hombres discapacitados, mientras que en el resto de la población la diferencia se alcanza el 23,3%, según los datos de Estadística que analiza los salarios con datos de 2011.

Respecto a la anterior encuesta (2010) las diferencias salariales han crecido más de cuatro puntos para mujeres y se mantienen estables para los hombres.

Desde 2010 las diferencias salariales han crecido más de cuatro puntos para mujeres y se mantienen estables para los hombres 

La diferencia salarial entre trabajadores discapacitados y los que no lo son varían en función del tipo de puesto que ocupan.

De esta manera, en puestos de ocupación medios (empleados, artesanos y trabajadores cualificados) los asalariados por cuenta ajena con discapacidad cobraron un 1,2% más que el resto, mientras que en puestos de ocupación altos (directores; gerentes; técnicos y profesionales científicos, técnicos intelectuales y de apoyo percibieron un salario un 4% inferior al resto de los trabajadores.

En el caso de los puestos de trabajo de perfil más bajo (operadores y trabajadores no cualificados) el salario fue un 16,6% menor.

El INE también desvela que los salarios más bajos correspondieron a los trabajadores con discapacidad intelectual y mental mientras que los que tienen una discapacidad sensorial y física percibieron los más elevados.

El análisis salarial y laboral, explica el INE, debe realizarse en función de algunas variables que inciden en el salario como el tipo de contrato, la jornada o la ocupación.

En este sentido, el aspecto más significativo para el colectivo de personas con discapacidad legalmente reconocida es su baja participación en el mercado de trabajo.

Así, en 2011 su tasa de actividad fue del 36,6%, casi 40 puntos inferior a la del resto, y la de ocupación del 26,7%, menos de la mitad que la de los trabajadores sin discapacidad.

Las diferencias de sueldo entre mujeres y hombres son menores dentro de este colectivo 

La tasa de paro alcanzó el 26,9 %, superior en más de cinco puntos a la de la población sin discapacidad, según los datos de 2011.

Además, en las diferencias salariales también puede influir la diferente distribución de estos colectivos respecto a variables como el sexo, la edad, la antigüedad en el empleo y el nivel de estudios.

En este sentido, en la población ocupada con discapacidad se observa mayor porcentaje de hombres, más peso de las edades más altas y menor representación de las personas con estudios superiores. Según el INE, el ratio salarial entre los trabajadores con y sin discapacidad fue del 88,5%. El salario por hora de los discapacitados fue de 13,2 euros en cómputo anual, un 9,5% inferior al de los no discapacitados.

Además, aunque la distribución salarial es similar, en el caso de los discapacitados, un porcentaje mayor de trabajadores se concentra en torno a salarios bajos mientras que las diferencias se reducen a medida que el nivel salarial se incrementa.

El INE también destaca que a medida que aumenta la edad y la experiencia, las diferencias salariales entre los dos colectivos disminuyen, aunque, en ningún caso por debajo del 13%.

En 2011 los salarios oscilaron desde 20.953,0 euros anuales en el caso de personas con menor grado, hasta 18.387,9 euros en el caso de personas con grado de discapacidad comprendido entre el 45 % y el 64 %.

El INE recuerda que las personas con discapacidad cuentan con una serie de medidas de fomento del empleo para favorecer su contratación y su permanencia en el puesto de trabajo como las reducciones y bonificaciones en las cuotas de cotización y la modalidad de contrato específico.