Público
Público

El Discovery logra el acoplamiento con la Estación Espacial Internacional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El transbordador Discovery, con siete tripulantes a bordo, logró acoplarse a la Estación Espacial Internacional (EEI), a donde ha trasladado cerca de ocho toneladas de equipos y experimentos científicos, incluyendo uno con seis ratones genéticamente manipulados.

El acoplamiento, a cargo de Rick Struckow, ocurrió minutos antes de las 01.00 GMT, a más de 321 kilómetros sobre el Atlántico, y fue causa de celebración para los tripulantes del Discovery que, en un tercer intento, finalmente despegaron de Cabo Cañaveral poco antes de la medianoche del viernes.

También hubo otra causa de celebración: el centro de controles de la NASA felicitó a Struckow -en su cuarto viaje a la EEI- por realizar una maniobra de acoplamiento arriesgada, justo en el 25 aniversario del primer vuelo del Discovery.

Las imágenes de la NASA, colocadas en su página de internet, mostraron la "ceremonia tradicional" en la que los equipos del transbordador y de la EEI intercambiaban abrazos y apretones de mano.

Ambos equipos realizarán operaciones conjuntas durante ocho días, y se trata de la segunda vez en la historia que trece personas se junten para operaciones de este tipo, tras la llegada del Endeavour en julio pasado, según un comunicado de la NASA.

Se prevé que los astronautas realicen tres caminatas espaciales para reemplazar un tanque de refrigeración de gas amoniaco y otras tareas de mantenimiento en el exterior, y la primera está programada para la noche del martes.

Esta noche, los astronautas echarán mano de un brazo robótico para trasladar los materiales a la EEI.

Los astronautas además tomaron fotografías que serán inspeccionadas a su regreso a EEUU para analizar el daño que pudo haber sufrido el transbordador en el despegue, aunque el encargado de esta misión, LeRoy Cain, dijo que por ahora la nave no parece tener grandes daños.

El análisis de fotos ya forma parte de la revisión de rutina que realiza la NASA a las losas térmicas de los transbordadores, desde el accidente de 2003 del Columbia que explotó y causó la muerte de sus siete tripulantes.

En esta misión viajan, por primera vez, dos tripulantes hispanos, los especialistas John "Danny" Olivas y José Hernández, ambos de origen mexicano, quienes responderán en español a las preguntas de un grupo de estudiantes en una conexión con la Tierra.

Hernández, hijo de trabajadores inmigrantes, dijo en su página de Twitter que el viaje a EEI supone "una realización" de sus sueños.

Se trata de la visita número 30 de un transbordador estadounidense a la EEI, hasta la que lleva a un nuevo residente, la astronauta Nicole Stott, quien se quedará allí tres meses.

Stott reemplazará a Tim Kopra, que retornará a la Tierra con el Discovery el próximo 10 de septiembre, con lo que la Estación Espacial continuará con seis habitantes.

Durante su visita al complejo orbital, el módulo Leonardo de carga del transbordador lleva dos equipos para realizar experimentos con metales, cristales y cerámica, un congelador para preservar muestras científicas, un aparato para la purificación del aire y un compartimento para dormir.

Olivas tiene entre sus tareas la instalación de equipos de televisión y fotografía, indicó el comunicado de la NASA.

El Discovery también trasladará a la EEI seis ratones que permanecerán en la estación durante tres meses como parte de un estudio sobre pérdida de densidad ósea.

Además lleva una máquina para ejercicios, valorada en cerca de cinco millones de dólares, que lleva el nombre de Colbert, en honor al comediante estadounidense Stephen Colbert.

Según la NASA, los astronautas no tendrán tiempo para armar y estrenar la máquina, que consta de más de un centenar de piezas, hasta mediados del mes próximo, cuando llegue a la EEI una nave japonesa, no tripulada, con más cargamentos.

Después de esta misión, el Discovery realizará otros seis vuelos a la estación orbital, y se prevé que la NASA abandone el uso de los transbordadores el año que viene.

Para entonces habrá concluido la construcción de la EEI y Estados Unidos enviará allí a astronautas en las naves Soyuz rusas o en cohetes fabricados por empresas privadas, hasta que tenga lista su nueva generación de ingenios espaciales.