Público
Público

"El discurso del rey" se impone en unos Óscar sin suerte para "Biutiful"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El drama histórico "El discurso del rey" se coronó como triunfador de la 83 edición de los Óscar en una ceremonia sin suerte para "Biutiful" y su protagonista, Javier Bardem, que se fueron a casa sin recompensa.

El filme sobre la tartamudez del rey Jorge VI de Inglaterra hizo valer el favoritismo que le daban sus 12 nominaciones y atesoró la estatuilla más codiciada, la de mejor película, así como mejor director para Tom Hooper, mejor actor para Colin Firth y mejor guión original para David Seidler.

Un resultado que coincidió con las previsiones iniciales de los analistas, aunque la gala tuvo suspense hasta el final ya por momentos pareció que "La red social", filme sobre la creación de Facebook, podía dar la sorpresa, algo que al final no sucedió.

"La red social" se tuvo que conformar con tres estatuillas, la lograda por Aaron Sorkin al mejor guión, la de mejor banda sonora y otra por la mejor edición, una cosecha modesta para las expectativas generadas por esta producción que se vio superada también por "Origen".

Esa cinta de ciencia ficción dirigida por Christopher Nolan y protagonizada por Leonardo DiCaprio cosechó el mismo número de premios que "El discurso del rey" y dominó en las categorías técnicas.

"Origen" logró el Óscar de mejores efectos especiales, mejor fotografía, mejor edición de sonido y mejor mezcla de sonido en una gala presentada por Anne Hathaway y James Franco, estandartes de una nueva generación de actores en Hollywood que intentaron captar la atención de la audiencia joven.

La gala, que fue de más a menos, dejó sin recompensa a los candidatos latinos liderados por "Biutiful", filme de Alejandro González Iñárritu que optaba a la estatuilla de mejor película extranjera en representación de México.

"Biutiful" se fue de vacío igual que le ocurrió hace diez años a "Amores perros", la primera película con la que Iñárritu optó a la estatuilla de habla no inglesa.

Tampoco Javier Bardem, protagonista de "Biutiful", fue agraciado con el codiciado premio que ya logró en 2008 por "No es país para viejos".

Bardem vio desde su butaca en el teatro Kodak de Hollywood, donde estuvo acompañado por su mujer y madre de su hijo, Penélope Cruz, cómo Colin Firth se imponía como mejor actor.

Brasil tampoco pudo celebrar la victoria como mejor documental de "Waste Land", una producción que retrataba la vida de los trabajadores de uno de los mayores vertederos del mundo situado en Río de Janeiro, que perdió frente al relato económico "Inside Job".

En una ceremonia en la que los galardones estuvieron muy repartidos, "The Fighter" se llevó los de las categorías de mejor actor de reparto y mejor actriz secundaria, para Christian Bale y Melissa Leo, respectivamente.

Dos estatuillas obtuvieron también "Toy Story 3", mejor película animada y mejor canción, y "Alicia en el país de las maravillas", mejor vestuario y mejor dirección artística.

"El cisne negro", con cinco nominaciones, se tuvo que conformar con un Óscar, el conseguido por Natalie Portman como mejor actriz, mientras que títulos como "Valor de ley" que contaba con diez nominaciones y "127 horas", con seis, vieron premio a premio cómo se evaporaban todas sus opciones de victoria.

Tampoco tuvieron recompensa "Los chicos están bien" y "Winter's Bone", ambas con cuatro candidaturas.

La lista de agraciadas incluyó a "El hombre lobo" que recogió el Óscar al mejor maquillaje.

Entre los momentos más significativos de la 83 edición de estos galardones, seguidos desde más de 200 países, destacó la participación del veterano actor Kirk Douglas, quien a sus 94 años tuvo tiempo para flirtear con la joven Hathaway.