Público
Público

El discurso Obama sobre Irak será desde la Casa Blanca y en horario máxima audiencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El discurso que según anunció hoy el portavoz de la Casa Blanca, Bill Burton, pronunciará el presidente Barack Obama el próximo martes sobre Irak será en la sede del Gobierno y se retransmitirá en horario de máxima audiencia, adelantó CNN.

El portavoz, que avanzó algunos asuntos de los que tratará Obama, no detalló dónde y a qué hora impartiría su discurso, pero según la cadena CNN, que cita fuentes oficiales del Gobierno, el presidente quiere que se retransmita en horario de máxima audiencia.

Según esta fuente, la Casa Blanca ha solicitado a las cadenas de televisión un espacio en la franja de máxima audiencia para elevar la importancia del discurso en el que dará por concluida las operaciones de combate en Irak.

Obama sólo ha utilizado la "herramienta" de las comunicaciones desde el Despacho Oval el pasado 15 de junio con el discurso sobre el derrame del vertido del Golfo, con el que quiso subrayar la gravedad del accidente.

En esa ocasión habló en directo durante 15 minutos desde las 20.00 horas locales (00.00 GMT) en el Despacho Oval.

Burton informó esta mañana que el presidente se dirigirá a los ciudadanos estadounidenses el 31 de agosto con motivo del anunciado fin de la misión de las tropas de combate estadounidenses en Irak.

EE.UU. pondrá fin así la "Operación Libertad Iraquí" que comenzó con la invasión el 20 de marzo de 2003, y dará inicio a la misión de transición "Nuevo Amanecer" que prepara la retirada completa de las tropas, prevista para finales de 2011.

Burton, quien calificó de "hito" ese momento, adelantó que Obama destacará la valentía de los soldados que han luchado en la guerra y detallará la estrategia del Gobierno estadounidense en ese país a partir del 1 de septiembre.

Obama explicará también la correlación entre ese nuevo esfuerzo de EE.UU. en Irak y su lucha contra Al Qaeda en Afganistán y en el resto del mundo.

A partir del próximo miércoles, las tropas estadounidenses que permanecerán en Irak entrenarán a las fuerzas iraquíes, organizarán operaciones conjuntas de lucha antiterrorista y protegerán al personal civil y militar que quedará en ese país árabe.