Público
Público

El diseñador Santana dice que "El mercado nipón en moda es muy exigente pero si eres terco entras"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El diseñador asturiano de trajes de novia y fiesta Josechu Santana ha manifestado su apuesta por el mercado japonés, del que, tras cinco años de experiencia en este país, comenta que es "muy exigente y difícil de entrar pero si uno es terco y tiene paciencia al final consigue un hueco".

Josechu Santana, elegido por la Asociación de Diseño y Moda de Asturias (Adyma) "Diseñador del año" 2009, y su esposa y directora creativa de su firma, María Argüelles, llevan trabajando desde 1986 en el diseño y la confección en trajes de novia y fiesta y desde hace cinco años intentan abrirse paso en Japón.

En su taller, situado en el centro de Oviedo, Santana explica en una entrevista a Efe que sus ganas por iniciarse en esta "nueva aventura" comenzaron durante la pasarela Gaudí en Barcelona cuando la organización del desfile les propuso a él y a ocho firmas más un viaje para un primer contacto con Japón.

Añade que a su equipo le pareció una expedición interesante sobretodo porque muchos de los clientes que empezaban a comprarles en la pasarela eran de origen japonés.

El primer contacto fue "realmente duro" ya que la marca no era conocida, fue un viaje de protocolo para un acercamiento entre ambos países, para que conocieran el producto y para tener un contacto con el nuevo escenario.

Santana señala que los comerciantes del mercado nipón son "muy meticulosos" y se toman las decisiones con calma.

Añade que la compra de un vestido está muy jerarquizada, el producto pasa por muchas manos antes de que llegue al cliente final y estima que el secreto de su conquista nipona ha sido la insistencia.

A pesar de los "hándicap" que se han encontrado, Santana manifiesta que los japoneses "son personas muy profesionales, educados y serios y los viajes resultan muy enriquecedores ya que todo te lo hacen mucho más fácil y que si encuentras el distribuidor perfecto ya está casi todo hecho".

En cuanto a la clientas japonesas, Santana dice que la costumbre es diferente a la española ya que hay dos tipos de usuarias, las que alquilan los trajes de novia, que son la mayoría, por un precio de entre mil y dos mil euros y la pudiente, que lo compra "por mucho más dinero".

Además, agrega que la arrendataria japonesa es "muy cuidadosa", cuando te devuelve el vestido alquilado no tiene apenas un rasguño, lo que no es habitual.

Comenta que las niponas se decantan en los vestidos de novia por el estilo "palabra de honor", parecido a la moda americana, "de fiesta" y diferente a los que se ven en las bodas españolas, más clásicos.

En la actualidad, Josechu Santana tiene tres distribuidores sólo en Japón, dos en Tokio y uno en Tokushima, y destaca que sus exportaciones a ese país ya se han asentado.

Por otra parte, Santana mantiene que hay que defender el diseño y la moda "Made in Asturias", ya que es una industria que tiene una "buena plataforma" y una experiencia reconocida de más de cinco años en el Principado, a pesar de que la moda es internacional y no tiene fronteras.

Además valora que actualmente de Asturias salen diseñadores interesantes y están empezando a vender fuera de la comunidad, por lo que cree que hay que seguir defendiendo la región como plataforma de la moda "ya que si hacemos las cosas aquí damos trabajo aquí, a pesar de que sea costoso".

Para ello estima que no es necesario que Asturias cuente con una "gran pasarela", ya que se desviaría mucho presupuesto y no merecería la pena.