Público
Público

El disidente Fariñas experimenta ligera mejoría aunque sigue "grave-crítico"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El disidente cubano Guillermo Fariñas, en huelga de hambre y sed desde hace más de cuatro meses, ha experimentado una ligera mejoría en su estado de salud aunque sigue "grave-crítico", dijo hoy a Efe una fuente familiar.

La salud de Fariñas, que reclama con su ayuno la liberación de los presos políticos enfermos, se ha deteriorado en los últimos días con varias afecciones, la más grave de ellas una trombosis en la yugular.

Alicia Hernández, la madre de Fariñas, explicó a Efe en conversación telefónica que su hijo "ha mejorado algo" en las últimas horas, ha pasado la noche sin fiebre y la inflamación que presentaba en el brazo izquierdo ha disminuido, aunque su estado continúa crítico.

El opositor está consciente y orientado aunque "medio dormido", según su madre, debido a los sedantes que recibe.

Este psicólogo y periodista independiente de 48 años comenzó su huelga de hambre y sed el 24 de febrero, tras la muerte del preso político Orlando Zapata, para pedir al Gobierno de Raúl Castro la liberación de 26 opositores encarcelados enfermos.

Fariñas ha pasado la mayor parte de su huelga ingresado en una sala de terapia de un hospital en la ciudad central de Santa Clara, situada a 270 kilómetros al este de La Habana.

Allí recibe tratamiento médico, sueros de hidratación y alimentación parenteral, aunque este último catéter se le retiró hace una semana ante la sospecha del trombo en la yugular.

Tras el diálogo abierto en mayo entre la Iglesia católica cubana y el Gobierno de Raúl Castro, Fariñas dijo que abandonará su protesta si son excarcelados los opositores presos más enfermos -entre 10 y 12- y si el ejecutivo se compromete a organizar "un calendario" para el resto.

Hasta el momento el Gobierno cubano sólo ha excarcelado a Ariel Sigler, que enfermó gravemente en la cárcel, y acercado a otros doce a centros penitenciarios ubicados en sus provincias de origen.

Fariñas ha hecho 23 ayunos desde 1995, el más prolongado de seis meses en 2006, con intervalos en el hospital, donde fue alimentado por vía intravenosa, para exigir acceso sin restricciones a internet.