Público
Público

Se dispara la brecha salarial en las grandes empresas

El sueldo medio de un directivo del Ibex era 19,5 veces el de un empleado en 2010, frente a las 14,6 veces de 2009

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

La brecha salarial entre los altos directivos del Ibex 35 y los empleados de las compañías de este índice, que agrupa a la elite empresarial española, se disparó en 2010. En el año de los recortes de pensiones y salarios públicos, el sueldo medio de un directivo del Ibex multiplicó por 19,5 el de un empleado medio de las mismas compañías. En 2009, la diferencia era de 14,6 veces. En números redondos, un directivo cobró, de media, 777.719 euros brutos, mientras que un trabajador percibió 39.978 euros. Comparado con el sueldo medio del país (21.883 euros brutos al año, según el último dato del INE, de 2008), un directivo del Ibex gana 35,5 veces más.

Los miembros de la alta dirección, menos expuestos a la luz pública que los consejeros (cuyo sueldo sí bajó), aumentaron casi un 10% su sueldo, en un año en el que las empresas dejaron atrás la crisis, al ganar un 17,5% más. El gasto medio por empleado (que recoge todos los costes laborales de las compañías, incluido el pago a directivos y consejeros) creció un 6,2%. Alguna empresa presenta fuertes bajadas en la retribución media respecto a 2009. Es el caso de Criteria. El descenso se explica por la corta vida del holding industrial de La Caixa (se creó en 2007), que ha disparado su plantilla en 2010, lo que distorsiona la comparación.

Los millonarios bonus en Amadeus explican parte del incremento

Los consejeros, la primera línea de gestión (y la que decide sus propios sueldos y los de su alta dirección) sí se apretaron el cinturón: su retribución total bajó un 12,6%. El recorte fue aún mayor para los consejeros ejecutivos (los más importantes). Cada uno se embolsó, de media, 2,2 millones de euros, un 20,2% menos. El pago total a este tipo de vocales bajó un 22,3%.

La principal explicación para el fuerte aumento de la brecha salarial entre la alta dirección del Ibex y las plantillas es la existencia de una partida extraordinaria. Si en 2009, la más significativa fue la asociada al despido de varios altos directivos de Endesa (que cobraron 8,7 millones de indemnización tras la toma de control de Enel), en 2010 ha sido el pago, por parte del operador turístico Amadeus, de un bonus de 55 millones a su alta dirección por la salida a Bolsa del grupo. Este ha tenido una existencia breve fuera del parqué: el capital riesgo lo compró en 2005 y volvió a sacarlo a cotizar el año pasado. Así, un directivo de Amadeus multiplicó en 2010 su sueldo medio por 8,3, hasta 6,8 millones.

Los consejeros sí se han apretado el cinturón con una bajada del 12,6%

De no tener en cuenta a esa empresa, la brecha salarial se habría reducido el año pasado, al pasar de las 19 veces de 2009 a 17,1 en 2010. En cualquier caso, y a pesar de que los datos no son homogéneos (la composición del Ibex ha cambiado en el último lustro), todo apunta a que el desfase retributivo entre cúpula y empleados ha ido a más en los últimos años. En el Ibex de 2007 (cuando no había crisis), el salario de un alto directivo multiplicaba por 12,5 el de un empleado. Un año después, la brecha era de 13,9 veces. Y así hasta las 19,5 veces de 2010.

Por empresas, y excluyendo a Amadeus, la compañía que mejor paga a su alta dirección es Banco Santander, con 3,18 millones por cabeza (aunque ha bajado un 10,4% respecto a 2009); seguida por Telefónica (2,4 millones, un 10,6% menos), BBVA (1,8 millones, un 12% menos) y Repsol (1,4 millones, un 37% más). Los mayores incrementos en la retribución media de la alta dirección correspondieron a Gamesa (39,5%), Repsol y Mapfre (22,9%). En el otro extremo están Endesa (un 38,5% menos, por el citado efecto de los blindajes de 2009), Telecinco (un 22,6% menos) y Acerinox (un 18,5% menos).

En el capítulo de pensiones, los cinco bancos del Ibex (los que más utilizan esta herramienta) acumulan 267,9 millones para sus consejeros, lo que supone un 36,5% menos respecto a 2009, que se explica, fundamentalmente, por el drástico descenso en BBVA (92%). El banco ya ha abonado a su presidente, Francisco González, su pensión (ha cumplido 65 años) y hace dos años concedió una renta vitalicia de tres millones al año a su ex consejero delegado, José Ignacio Goirigolzarri.