Publicado: 12.12.2014 00:00 |Actualizado: 12.12.2014 00:00

Disparate nacional: Cospedal inaugura una estrambótica torre de 4 millones de euros

Un pueblo de 14.000 habitantes acoge esta obra faraónica de 40 metros de altura, once pisos y futuro incierto. El interventor del Ayuntamiento prevé un gasto de 410.000 euros y unos ingresos de 6.000 euros cada año.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Con la proximidad de las elecciones, arrancan las inauguraciones y las primeras piedras de las obras. Un clásico en la España de todos los tiempos. En Castilla-La Mancha, donde gobierna María Dolores de Cospedal, la luz verde a la precampaña para las autonómicas y municipales de mayo de 2015 ha arrancado a lo grande y con un proyecto sorprendente para un pueblo de unos 14.000 habitantes, Socuéllamos, en la provincia de Ciudad Real.

La presidenta autonómica y secretaria general del PP inauguró el miércoles una torre de 40 metros de altura, once pisos y un mirador a los 36 metros que acumula ya un gasto de cerca de 2,9 millones y superará los 4 millones cuando se construya la urbanización que va a rodear esta construcción faraónica llamada Torre del Vino, que alberga en su interior un Museo del producto destinado a ilustrar a los visitantes sobre los caldos de Castilla-La Mancha. "Somos el mayor viñedo del mundo y tenemos el mejor vino del mundo", subrayó la presidenta autonómica en la inauguración de la Torre junto al alcalde de Socuéllamos, Sebastián García, para justificar esta mega-obra financiada en su mayor parte con préstamos, incluido uno del ICO a través de la intervenida Caja de Castilla-La Mancha (hoy Liberbank)

Los datos de la intervención del Ayuntamiento, a los que ha tenido acceso Público, sin embargo, no invitan al optimismo sobre una obra de tantísimo dinero: a los 300.000 de gastos no contemplados, a añadir a los 2,9 millones iniciales, habría que sumar el coste anual de la Torre del Vino, que la Intervención sitúa en 410.000 euros al año (70.000 euros en gastos corrientes de sueldos de personal, luz o agua y el resto, en costes financieros debidos a los préstamos y amortizaciones)

El interventor calcula unos ingresos anuales de 6.000 euros y unos gastos de 410.000 eurosEn el lado contrario a los gastos, el interventor del Consistorio calcula unos ingresos anuales de 6.000 euros, aunque el alcalde García y su equipo los elevan a 9.000 euros. Muy lejos, en cualquier caso, de los gastos que originará esta mole de once plantas.

La oposición socialista en el Ayuntamiento se ha echado las manos a la cabeza por un gasto descomunal -un "despilfarro"- para un pueblo de poca población y una deuda de más de 800 euros por habitante y más de 11 millones por parte del Ayuntamiento. La faraónica construcción llega "en un momento de recortes palmarios y evidentes en todas las administraciones", así como de "deterioro de los servicios fundamentales en Socuéllamos", ha denunciado Elena García, concejal del PSOE en la localidad.

Por su parte, la presidenta Cospedal recordó en la inauguración de la Torre del Vino que, a lo largo de la legislatura, el Ejecutivo autonómico ha destinado 19 millones de euros, que se han transformado en más de 34 millones junto con la aportación privada, para vender nuestro vino fuera de España, en países como Estado Unidos y China. 

La Torre del Vino de 40 metros recuerda a esa otra mega-obra construida en Valencia e inaugurada en 2009 con gran autobombo, la Torre de Miramar, de 45 metros de altura. Tras una inversión presupuestada de 14 millones, que acabaron siendo 24, este proyecto del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero sólo estuvo tres meses en activo, denunció La Sexta en su programa Sé lo que hicisteis con el último contrato. #ObjetivoSaqueo.

La necesidad de poner un vigilante y el mantenimiento del edificio, así como la falta de entendimiento entre el Gobierno socialista y el Ayuntamiento del PP precipitaron el cierre de esta torre con un mirador con capacidad para 160 personas. Tampoco con la llegada de Mariano Rajoy al poder y, a pesar de ser del mismo signo político, las administraciones se han puesto de acuerdo en cinco años, por lo que la Torre de Miramar continúa cerrada.