Público
Público

A disposición del juez en Roquetas el autor confeso de la muerte del senegalés

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Juan José O.N., "El Bollo", el presunto autor de la muerte a puñaladas en el barrio de las 200 Viviendas de Roquetas de Mar (Almería) del senegalés de 28 años Ousmane Kote, ha pasado a disposición del Juzgado de Instrucción 1 de Roquetas de Mar, ante el que prestará declaración durante esta mañana.

El hombre de 26 años ha sido trasladado a primera hora a Roquetas de Mar, después de que el Juzgado de Instrucción 3 de Almería, ante el que estaba previsto que prestara testimonio ayer, se inhibiera del caso a favor del instructor, lo que motivó que el detenido pasara un día más en la Comandancia de la capital, han informado fuentes del caso.

Juan José O.N., que en principio se mostraba reticente a declarar ante la Guardia Civil y que, posteriormente, admitió ser el autor de la muerte de Kote, fue detenido el pasado lunes -dieciséis días después del homicidio- cuando se ocultaba de la Justicia en un cortijo aislado del paraje Flor Indálica, en el barrio almeriense de La Cañada.

El supuesto homicida permanecía en paradero desconocido desde la noche del 6 de septiembre, cuando se produjo en las 200 Viviendas la reyerta multitudinaria en la que presuntamente asesinó a Kote, quien trató de apaciguar los ánimos entre los implicados en la pelea, con la que se topó al salir de su vivienda para llamar a sus familiares en Senegal.

En los días posteriores al suceso, seguido de dos noches consecutivas de disturbios en esta localidad almeriense, la Guardia Civil arrestó a cuatro menores de edad a los que consideró coautores del homicidio por su participación de principio a fin en la reyerta.

Los menores, tres españoles y un marroquí que fueron trasladados a centros de internamiento de Andalucía por orden del juez, afirmaron que Juan José O.N. "El Bollo" se incorporó a la pelea en sus últimos compases, cuando el senegalés estaba ya tendido en el suelo.

En ese momento, el presunto homicida le habría propinado una fuerte patada en la cabeza y la puñalada que le costó la vida.

Todas las pruebas practicadas por la Guardia Civil desde que se certificó la muerte del inmigrante apuntaban hacia el hombre de 26 años como autor de su muerte.