Público
Público

El disputado escaño del señor López

Mañana se contarán los votos por correo que, en la provincia de Álava decidirán el signo del determinante escaño que 'baila' entre PSE y EA.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Junta Electoral de Álava ha recibido hasta este jueves un total de 400 votos procedentes de los españoles residentes en el exterior, cuyo recuento comenzará mañana viernes para decidir la asignación del escaño 25 , que está bailando entre el Partido Socialista de Euskadi (PSE) y Eusko Alkartasuna (EA). Según fuentes del citado órgano, a las 8.00 horas del viernes iniciará el escrutinio del Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA).

Tras el recuento, se procederá a la asignación definitiva de escaños en las tres provincias vascas y el resultado de las elecciones autonómicas será definitivo. En Vizcaya y Guipúzcoa es prácticamente imposible que el voto del extranjero cambie el reparto de parlamentarios, pero en cambio es relativamente fácil que esto ocurra en Álava.

El PSE se quedó el domingo a sólo 8 votos de conseguir en la provincia de Álava un escaño más, que en el último momento fue a parar a Eusko Alkartasuna. Sin embargo, los socialistas podrían recuperarlo muy fácilmente.

En principio, bastaría con que el PSE sumara 8 de los 400 votos del CERA para conseguir su noveno escaño por Álava y arrebatáselo a Eusko Alkartasuna. No obstante, para que esto se diera el partido abertzale tendría que quedarse con su casillero a cero. Esta circunstancia es muy poco probable, lo que hace que por cada voto que EA obtenga en el CERA sea más difícil que el PSE le arrebate su escaño en Álava.

El PSE necesita 9 votos por cada uno que reciba EA para conseguir su escaño 25 en el Parlamento de Vitoria

Así, para que los socialistas consigan su objetivo necesitan sumar los 8 votos que actualmente le separan de EA y acumular otros 9 votos más por cada sufragio que el partido abertzale reciba del CERA.

Como ejemplo: si EA lograse 10 votos de los 400 CERA recogidos hasta este jueves, el PSE de Patxi López estaría obligado a obtener 98; si los nacionalistas sacaran 40 sufragios CERA, el PSE se tendría que hacer con un total de 368; y con 20 votos de EA, López necesitaría 188 de los 400. De lograr un diputado más por Álava, el PSE alcanzaría un total de 25 escaños en el País Vasco, nueve más que en las pasadas elecciones autonómicas, y EA se quedaría con un sólo escaño.

El reparto de este último escaño en Álava resulta especialmente importante porque facilitaría que el socialista Patxi López pudiera ser investido lehendakari únicamente con el apoyo del Partido Popular, que en los comicios del domingo sacó 13 diputados. Entre las dos formaciones sumarían los 38 escaños de la mayoría absoluta.