Público
Público

Disturbios en Milán tras la muerte de un egipcio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Marie-Louise Gumuchian

Decenas de inmigrantes del norte de África provocaron disturbios el sábado por la noche en un barrio multiétnico de Milán para protestar por el asesinato a cuchilladas de un egipcio, dijo el domingo la policía italiana.

Este fue el segundo episodio de violencia con inmigrantes implicados este año. En enero se produjeron disturbios en el sur de Italia en protesta por un ataque de un grupo de italianos a trabajadores agrícolas africanos que ocasionaron la peor violencia racial en el país desde la Segunda Guerra Mundial y reavivaron un dilatado debate sobre la inmigración..

Los disturbios, en los que se rompieron escaparates de tiendas y se volcaron coches, comenzaron al atardecer tras la muerte de un egipcio de 19 años, identificado por la policía como Hamed Mamud El Fayed Adu, quien habría sido asesinado por un grupo de inmigrantes sudamericanos.

La policía dijo que los norteafricanos, egipcios en su mayoría, salieron a las calles y se enfrentaron con la policía en un vecindario en el que alrededor del 70 por ciento de los comercios pertenecen a inmigrantes.

Riccardo De Corato, vicealcalde de Milán, denominó al área como el "Salvaje Oeste (dominado por) las pandillas norteafricanas y sudamericanas".

La policía dijo que había identificado a más de 30 personas implicadas en los disturbios, la mayoría egipcios. Diez de ellos no tenían permisos de residencia y cuatro fueron detenidos.

Además, aún estaban buscando a los sudamericanos que se cree serían responsables por la muerte, que dijeron tuvo lugar después de una discusión en un autobús urbano.

EXPULSION

La Liga Norte, un partido contrario a la inmigración que pertenece a la coalición de centroderecha del primer ministro Silvio Berlusconi y gobierna en muchas zonas del norte del país, pidió la expulsión de los inmigrantes responsables de la violencia.

Un miembro de la Liga del Norte instó a controles más estrictos y a "expulsiones casa por casa, piso por piso".

Milán, la capital financiera de Italia, está dirigida por un gobierno regional de centroderecha y la oposición dijo que tales disturbios muestran que la política de inmigración ha fracasado.

"(El centroderecha) gobierna el país, la región (Lombardía) y la ciudad", declaró Pierluigi Bersani, jefe del mayor partido de la oposición, el Partido Demócrata. "Deberían aceptar el hecho de que su política de integración y seguridad ha fracasado".

Roma aprobó el año pasado una estricta legislación que tipificaba como delito grave la inmigración ilegal o la ayuda a un inmigrante. Los sin papeles se arriesgan a ser expulsados a su país de origen.

A comienzos de enero, los disturbios estallaron en el pueblo calabrés de Rosarno, cuando inmigrantes quemaron coches y rompieron escaparates en protesta por un ataque de una pandilla local a trabajadores agrícolas africanos. Al menos 53 personas, entre ellos 18 policías, resultaron heridos en los incidentes.

Las autoridades desplazaron a cientos de personas, en su mayoría trabajadores temporales ilegales del África subsahariana a centros de inmigrantes.