Público
Público

Dívar justifica ante el Parlamento las protestas de los jueces

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Dívar, ha defendido hoy en el Congreso las reclamaciones, a su juicio no corporativas, que llevaron a parte de la carrera judicial a secundar la primera huelga de jueces en España el pasado 18 de febrero.

En su primera comparecencia ante la Comisión de Justicia desde que asumió su cargo el pasado mes de septiembre, Dívar ha remarcado la necesidad de "remar todos juntos" para mejorar la Justicia y ha reclamado una "respuesta de Estado" para superar el colapso de los tribunales.

Para el presidente del CGPJ la prestación eficaz de la Justicia no atañe en exclusiva a los jueces, sino que depende de todos los poderes del Estado, porque todos tienen como fin último el servicio al ciudadano.

"El juez reclama, pero no reclama corporativamente, sino en beneficio de los intereses de la sociedad. El juez no elude su responsabilidad", ha dicho Dívar tras indicar que "no puede extrañar" que algunos magistrados "se sientan indebidamente señalados" como responsables de la situación de deterioro de la Justicia.

Respecto a las reivindicaciones de los jueces, Dívar comparte la necesidad de desarrollar de forma urgente la nueva Oficina Judicial, suprimir el ascenso forzoso, redefinir la carga de trabajo, racionalizar la interinidad y la asistencia jurídica gratuita, así como modernizar los juzgados con las nuevas tecnologías.

Además, el presidente del CGPJ ha defendido que los jueces mantengan el control para señalar la fecha de los juicios y vistas, una facultad atribuida a los secretarios judiciales en la reforma procesal que se tramita en el Congreso y una de las principales reivindicaciones de la carrera judicial.

Según ha asegurado Dívar, la posición "cimera e independiente" de los jueces nunca ha de quedar subordinada ni condicionada a la de ningún otro funcionario judicial, por lo que "es obvio que los señalamientos deben coordinarse con los titulares de los órganos judiciales".

Carlos Dívar, que ha presentado las Memorias del CGPJ de los tres últimos años, ha alertado también de la sobrecarga de trabajo que la crisis económica puede ocasionar en los juzgados, ante el incremento de los procedimientos por despido, la multiplicación de procesos por insolvencia empresarial y familiar, y un "previsible" aumento de asuntos penales derivados de un "nada descartable" incremento de la criminalidad.

Por esa razón, ha instado al Ministerio a realizar un esfuerzo inversor, ya que -ha señalado- "es rentable invertir en Justicia" aún en un momento de crisis económica.

En el turno de los grupos parlamentarios, ha sido especialmente duro el portavoz del PP, Federico Trillo, que ha acusado a Dívar y al CGPJ de mirar hacia otro lado ante los problemas de la Justicia.

"No sigan poniéndose de perfil y mirando a otro lado. Den la cara", ha espetado Trillo a Dívar tras reprocharle no haber fijado una postura clara sobre el derecho a la huelga de los jueces, no haber actuado con contundencia en materia disciplinaria en casos como el del juez Rafael Tirado y no actuar ante las "filtraciones, viajes y trapisondas" del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón.

Por su parte, el portavoz del grupo socialista, Julio Villarrubia, ha respondido a esas acusaciones del PP señalando que "se chantajea y se presiona, y a la vez se dice velar por la independencia judicial".

Villarrubia, al igual que los portavoces de CiU, PNV y ERC-IU-ICV, ha agradecido a Dívar su comparecencia, que a su juicio ha devuelto "la normalidad democrática" tras una etapa en la que el anterior presidente del CGPJ sólo acudió al Parlamento a presentar la Memoria de la institución, y no a petición de los grupos.

En su respuesta, Dívar ha negado haber acudido al Congreso para exculpar a los jueces de su responsabilidad.

"Nunca he querido decir que la culpa la tienen los demás y no los jueces, he querido decir que cada uno asumamos parte de nuestra responsabilidad".