Público
Público

La doble tragedia de Antígona

El presidente de la Fed admite el riesgo de recaída de la economía de EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Si en la pieza teatral de Sófocles, la muchacha que representa Antígona muere por rebelarse contra el mandato del establishment, en la realidad de la tragedia de la deuda de Grecia que se desarrolla estos días, una joven también llamada Antígona, Addy para sus amigos y clientes europeos, va a ser crucificada por haber ayudado creativamente a sus superiores, los jefazos del todopoderoso banco norteamericano Goldman Sachs.

Este jueves, el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, anunció en el Congreso de EEUU que el citado banco será investigado por haber realizado operaciones con el Gobierno griego que permitieron en 2001 enmascarar 'legalmente' una deuda que incumplía los límites del endeudamiento de la zona euro posponiendo el repago de la misma.

Bernanke teme que los brotes verdes se marchiten en el segundo semestre

Antígona Loudiadis, de origen griego, se graduó en la Universidad de Oxford y, en 2000, pasó a ser socia de Goldman Sachs en Londres, una de los dos responsables del banco en Europa. En 2001, negoció la operación con las autoridades griegas que permitió ganar a Goldman Sachs 300 millones de dólares en honorarios. Addy ganaba 12 millones de dólares al año. Hoy, con 46 años, está a cargo de Rothesay Life, una aseguradora propiedad de Goldman Sachs.

Pero este cómic de la moderna Antígona no debe oscurecer lo más relevante de la comparecencia de Bernanke ante el Congreso estadounidense, que tiene interés para Europa. Y es que, si bien la economía norteamericana registró una expansión del 4% en tasa anual, durante el segundo semestre de 2009 'una parte significativa de este crecimiento se debe a la capacidad que han demostrado las empresas para quitarse de encima productos sin vender e indeseados, que les ha dejado en situación más favorable para aumentar la producción'.

Según Bernanke, 'como el impulso que viene del ciclo de inventarios es temporal, y como el estímulo fiscal del crecimiento va a disminuir probablemente este mismo año, una recuperación sostenible va a depender del crecimiento continuado de la demanda final de bienes y servicios en el sector privado'. Así las cosas, la recuperación de empleo será muy, muy lenta.

El PIB español sufre el lastre de un alto paro y del ajuste de la construcción

Bernanke viene a decir que se está ganando tiempo y que los brotes verdes (estímulo fiscal y ajuste de existencias en las fábricas) pueden marchitarse en la segunda mitad de 2010.

El crecimiento del 5,7% en el cuarto trimestre de 2009 pronto va a conocer una revisión, y ya se estima que, en el primer trimestre de 2010, la economía puede haber crecido un 3%. Por si faltaba un dato escalofriante, los datos sobre evolución del crédito en EEUU durante 2009 indican que su caída ha sido la mayor desde 1942.

Este análisis de la Reserva Federal coincide básicamente con el que este jueves dio a conocer la Comisión Europea para la economía de la eurozona, es decir, una recuperación basada sobre todo en ayudas gubernamentales. En lo que se refiere a la recuperación del crédito en Europa, este sigue brillando por su esplendorosa ausencia, aunque el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández, amenace, de hecho, con intervenir cajas de ahorro.

Hay una pista común en ambas descripciones: la elevada posibilidad de una recaída (double dip en la jerga económica anglosajona). Si bien este es un peligro en toda la eurozona, la Comisión Europea ya lo vaticina en firme para el caso de España. Bruselas sostiene que España volverá a experimentar un octavo trimestre negativo con una tasa del -0,1 tasa en el primer trimestre de 2010, antes de crece en el periodo abril-mayo-junio, con una tasa del 0,1%. Aún así, Bruselas cree que en el siguiente trimestre, el tercero, el PIB español sufrirá una recaída, con un -0,2%, como resultado de la subida del IVA.

Tiene su lógica. Si los efectos de la caída del consumo público ya se hicieron sentir, evitando la salida de la recesión en el cuarto trimestre de 2009, esta desaceleración del gasto público será más intensa todavía en los primeros seis meses de este año. La subida del IVA estaba diseñada para una recuperación más sólida del consumo, que se ha retrasado.

La economía española, sostiene con razón Bruselas, está sufriendo el lastre combinado de una tasa de paro récord y un interminable proceso de ajuste estructural en el sector de la construcción, lo que provocará una caída del PIB del 0,6% de media en 2010, el doble de la que prevé el Gobierno de Zapatero.