Público
Público

Doble triunfo de España al ganar la Copa Davis sin Nadal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Luis Ampuero

España levantó el domingo por tercera vez en su historia la Copa Davis de tenis con el doble desafío de haberlo conseguido en terreno ajeno y sin el número uno del mundo, Rafael Nadal.

Desde que Nadal anunció su ausencia de la final en Mar del Plata por una lesión en la rodilla derecha, Argentina quedó como favorita para el título ante el buen momento de su número uno Juan Martín Del Potro y el entusiasmo tradicional en esta competición de su símbolo David Nalbandian.

La primera jornada de la serie de cinco encuentros se inició con sonrisas y lágrimas para los dos equipos.

Las primeras sonrisas quedaron dibujadas en los rostros de los argentinos después de la aplastante victoria en tres sets de Nalbandian sobre David Ferrer.

Horas más tarde, la alegría fue para los españoles cuando Feliciano López echó por tierra con los sueños argentinos al vencer en cuatro sets a Del Potro y dejar al número uno argentino con todas las dudas por una contractura que terminó dejándolo fuera de la serie.

El sábado, las posibilidades estaban para cualquiera de los dos equipos y la esperanza argentina creció con la presencia de Nalbandian junto a Agustín Calleri en el dobles frente a López y Fernando Verdasco, a la postre los que festejaron e inclinaron la balanza para el lado de España.

Las dudas por la presencia de Del Potro en la definición del domingo quedaron despejadas cuando el capitán Alberto Mancini decidió que José Acasuso se enfrentará a Verdasco, también elegido a último momento por el capitán español Emilio Sánchez Vicario.

Y Verdasco terminó siendo el héroe de España después de ganar en el partido de dobles y en el partido que le dio el punto ganador a su país.

Argentina perdió su tercera final de Copa Davis después de las disputadas en 1981 ante Estados Unidos y en 2006 frente a Rusia, ambas de visitante, y también dejó en el camino un invicto de 10 años en condición de local.

España, aún sin Nadal, fue un digno vencedor de la serie y se ganó el respeto del difícil público argentino que asistió a los tres días de competición en el polideportivo Islas Malvinas de Mar del Plata.