Público
Público

El 'Doctor No' derrota, por fin, a James Bond

El Tribunal de la UE admite el uso de la marca del legendario villano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Casi medio siglo después, el Doctor No, antagonista de James Bond en la primera película de la saga, se cobró la revancha ante el célebre espía británico, al menos en el Tribunal de Primera Instancia de la Unión Europea. La Corte puso ayer fin a un litigio entre dos empresas, una estadounidense y otra alemana, que llevaban varios años enzarzadas por el registro como marca de 'Dr.No'.

La primera película de James Bond, titulada Doctor No, se estrenó en 1962, con Sean Connery haciendo de agente 'con licencia para matar' y Joseph Wiseman en el papel del villano, hijo no deseado de un ciudadano de Alemania. Precisamente, fue una empresa de ese país, Mission Productions, la que registró en 2001 ante la Oficina Europea de Marcas la marca 'Dr.No', lo que provocó la impugnación de Danjaq, la sociedad norteamericana que gestiona los derechos de propiedad intelectual de la saga cinematográfica.

La sentencia, cuya base jurídica puede ser recurrida, rechaza los alegatos de Danjaq, que había argumentado que la relación del agente 007 con el Doctor No y la inclusión del nombre del malvado en elementos como la carátula de la película formaban parte de la marca y que por eso su explotación era exclusiva.

Sin embargo, el tribunal considera que 'Dr.No' y 'Dr.NO', que aparecen en la película y las carátulas, no tienen relación con la marca comercial, sino que su valor es artístico y pretende identificar y diferenciar a la primera película de la serie de las que le siguieron.

James Bond y Danjaq han perdido todas las batallas ante Mission Productions y 'Dr.No' desde que comenzase su registro, lo que ha llevado a la empresa norteamericana a convertir el resto de títulos en marcas comerciales en la UE.

Tres de ellos (Casino Royale, Octopussy y Goldeneye), todavía no han sido concedidos, ante los recursos interpuestos por otras tantas empresas europeas, que también reclaman sus derechos de uso.