Público
Público

La doctora de Móstoles niega que Neira se quejara de dolor de cabeza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La doctora que atendió al profesor Jesús Neira en el hospital de Móstoles un día antes de que entrara en coma tras recibir una paliza por defender a una maltratada ha negado hoy ante el juez que el agredido se quejara de dolor de cabeza a pesar de que así lo recoge el parte de urgencias que ella firmó.

Así lo ha indicado a Efe el portavoz de la familia, Javier Castro, que ha tenido acceso a las declaraciones efectuadas hoy en el Juzgado número 4 de Majadahonda por tres de los médicos que atendieron al herido en los hospitales Puerta de Hierro y Móstoles desde la agresión hasta que entró en coma cuatro días después.

Los tres facultativos han comparecido hoy como imputados ante el juez suplente que instruye el caso para dilucidar si existió negligencia médica.

Para Castro, lo más relevante de las declaraciones han sido las contradicciones entre lo que han expuesto los médicos ante el juez y lo que figura en los distintos informes de urgencias.

"Lo que más nos llama la atención es que esta médico haya manifestado que Jesús no se quejó de cefalea a pesar de que así lo recoge el parte firmado por ella tras atenderle", ha advertido.

Para el abogado, el único motivo que puede explicar la actitud de la doctora es que "como imputada no tiene la obligación de decir la verdad ni de contestar a algo que piense que puede perjudicarla".

Castro no ha descartado que exista responsabilidad penal de los médicos aunque ha aclarado que "habrá que estudiar con detenimiento la actuación de cada una de las personas que le atendieron para saber en quiénes recae esa responsabilidad".

También ha recordado que en el informe del forense efectuado el día 3 de agosto en la vista de violencia de género celebrada en los juzgados a la que asistió Neira se recoge las múltiples lesiones que presentaba el profesor en la cabeza y en el resto del cuerpo.

Por otra parte, el portavoz de la familia cree que la aplicación de los protocolos generales marcados por la Comunidad de Madrid y que los facultativos afirman haber aplicado con rigor no sirven en este caso.