Público
Público

Dolce-Gabbana regresan al hombre siciliano, pero lo cubren de lujo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Dolce & Gabbana volvieron a inspirarse en sus orígenes, el hombre siciliano, con trajes negros y en terciopelo y la tradicional coppola (gorra), pero lo rodearon de lujo, en su colección para el otoño-invierno 2009-2010, que presentaron hoy en el marco de la semana de la moda para hombre de Milán.

Los diseñadores italianos Domenico Dolce y Stefano Gabbana se han vuelto a dejar tentar por la Sicilia presentando de nuevo las líneas estilizadas del clásico hombre mediterráneo.

Pantalones con pinzas, acompañados con camisetas de tirantes, camisetas ajustadas, trajes de terciopelo negro y clásicas camisas blancas componen su nueva colección.

Y como complementos, la corbata absolutamente fina y negra y la vuelta de una de sus grandes ideas: la coppola, la tradicional gorra siciliana.

Pero los hombres sicilianos de Dolce & Gabbana viven rodeados de lujo, y por ello usan vaqueros con ribetes de oro, valorados en 2.000 euros, y llevan bolsos de viaje realizados con coco, del módico precio de 20.000 euros.

La novedad en la colección para el próximo invierno es salir a la calle como un aristócrata siciliano en el salón de su casa: con pantalones y chaquetas de tejidos acolchados, batines de todas formas y colores, pañuelos en el cuello, y zapatillas de seda y en colores brillantes.

Para la noche, sin embargo, la pareja de diseñadores elige la seda y los tejidos metálicos para trajes de chaqueta con colores brillantes como el morado, el rojo o el rosa fucsia.

Otro de los diseñadores con el que abrió la semana de la moda masculina en Milán fue Carlo Pignatelli Outside que presentó como prenda protagonista la piel de serpiente para vestir a un vaquero contemporáneo.

El hombre de Pignatelli se viste inspirado por la naturaleza con grandes abrigos que parecen mantas de los indios Navajo, jerséis con piel de reno, botas de vaquero y en vez de la corbata el tradicional lazo de cuero.

La colección de Burberry creada por el diseñador británico Christopher Bailey retoma la característica típica de la casa de moda inglesa, los cuadros escoceses y los colores cámel y el gris.

Burberry exagera su tradicional diseño, lo agranda y lo coloca en cualquier prenda, desde los normales chaquetones y bufandas a incluso las camisas.

Entre las novedades que sorprenden de la clásica marca destaca las camisetas con dibujos inspirados en los cuadros ingleses del siglo XVI.

En la nueva colección de Missoni destacó la casi total ausencia de sus tradicionales colores. Los tejidos y las prendas son las mismas, cardigans, rebecas de punto, jerséis de lana que llegan incluso a la rodilla y chaquetas príncipes de gales, pero todo ello en varias tonalidades de grises y negros.