Público
Público

El dolor facial suele ser grave, pero poco común: estudio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Amy Norton

Los distintos doloresfaciales pueden ser debilitantes, pero un estudio afirma queson relativamente infrecuentes.

Existen varios síndromes de dolor en la cara y la cabezaque aparecen de repente o por alguna causa, como un tumor,esclerosis múltiple o un accidente cerebrovascular. Pero sedesconoce exactamente cuán frecuentes son esos problemas en lapoblación general.

Los autores de un nuevo estudio usaron una base de datoscon historias clínicas de unos 800.000 pacientes en Holandapara estimar las tasas de ocho síndromes de dolor facial.

El estudio reveló que esas enfermedades afectaban a 38 decada 100.000 personas por año. Ese es un número más alto quelos de estudios hospitalarios anteriores, pero el equipopublicó en la revista Pain que sigue indicando que el dolorfacial es "relativamente raro".

Los dos trastornos más comunes fueron la neuralgia deltrigémino y la cefalea en racimo; cada una representó un terciode todos los casos de dolor facial.

La neuralgia del trigémino afecta al nervio trigémino, quecontrola la percepción del tacto, el dolor y la temperatura enla cara y la mandíbula. Se caracteriza por un dolor punzante osimilar a una descarga eléctrica en la cara al hablar, masticaro lavarse los dientes.

La cefalea en racimos causa un dolor súbito y grave, amenudo en un ojo. Aunque los dolores de cabeza tienden a pasarrápidamente, son cíclicos en el día o durante varios días. Lacefalea en racimos y la neuralgia del trigémino sondebilitantes y difíciles de tratar.

Los dos trastornos menos comunes fueron la neuralgiaglosofaríngea (diagnosticada en dos personas) y la hemicraniaparoxística (diagnosticada en una persona). El primero afectael nervio glosofaríngeo dentro del cuello y causa un dolorpunzante grave en la garganta, la lengua y el oído medio.

La hemicrania paroxística es una forma de cefalea queproduce ataques múltiples de dolor por día, en general de unlado de la cara, con ojos enrojecidos y llorosos o el párpadoafectado inflamado o caído.

"Aunque los síntomas de algunos de esos trastornos songraves, son, por suerte, bastante raros", dijo a Reuters Healthel autor principal del equipo, Joseph S.H.A. Koopman, delCentro Médico de la Universidad de Erasmo, en Rotterdam.

El diagnóstico puede ser difícil y este estudio, opinó elautor, ayudaría a los médicos a acotar los posiblesdiagnósticos de los síntomas. La incidencia de la enfermedad,dijo, determina "una probabilidad a priori" ante los síntomasde los pacientes.

FUENTE: Pain, 15 de diciembre del 2009