Público
Público

Todos contra Dolors Nadal

La candidata del PP logra centrar un debata en que Duran y Ridao se tratan con guante blanco

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Desde el mismo inicio del debate el presentador, Josep Cuní, advirtió que habría diferencias con el encorsetado cara a cara entre Zapatero y Rajoy. Y es verdad que hubo conatos de enfrentamiento directo, pero no se perdieron las formas.

las estrategias quedaron patentes de entrada. La amplia sonrisa de Carme Chacón, a juego con el lema del PSC, contrastaba con la cara circunspecta de la popular Dolors Nadal, y sus intentos por meter miedo (veáse la portada de hoy). 'La gente se tiene que vender sus pisos por cosas que pasan en sus barrios', atizó Nadal hablando de inmigración con una voz de resonancias vidalquadrista. Chacón no perdió la sonrisa ni para acusar al PP de 'manipulación' con las cifras de los precios ni para recordar la guerra de Irak.

Un incómodo Josep Antoni Duran i Lleida luchaba por colocar sus mensajes a sectores como los autónomos y pequeños empresarios con algun golpe de efecto como cuando sacó un folleto de la Generalitat donde se recomendaba 'discreción' si se plantaba marihuana.

Por su parte, el republicano Joan Ridao, hizo gala de su cacareada sobriedad para incluso atreverse a discutir con Duran el apoyo de ERC a la pequeña empresa y para decirle a Carme Chacón que lo mejor que podía hacer era 'quedarse sin trabajo y desballestar el ministerio de Vivienda, porque usted no tiene las competencias'.

Joan Herrera tocó la tecla nostálgica de muchos televidentes con una reivindicacion del PSUC. 'Somos un único pueblo porque cuando había inmigración el PSUC dijo que era catalán quien vive y trabaja en Catalunya', le espetó a una Nadal que defendía la doble red escolar y el contrato para los inmigrantes.